Cabecera Columnas Blancas
image
PEDRO GONZÁLEZ 27/11/2020

Punto de inflexión

El Próximo día 4 de Diciembre va a celebrarse una Junta General Ordinaria, que de Ordinaria creo que va a tener poco.

El órdago realizado por José María del Nido solicitando una Junta General Universal Extraordinaria de Accionistas para remover el Consejo, a pesar de tener firmados acuerdos a largo plazo con el resto de los grandes accionistas, ha quedado momentáneamente parado por sentencia del Juez que dirimió la reclamación de los demás accionistas del Club para hacer valer los acuerdos firmados.

En ese sentido, Del Nido tendrá que votar lo mismo que voten los accionistas mayoritarios, por lo que la pretensión del expresidente de destituir el Consejo ha quedado en agua de borrajas.

Por tanto, parada la maniobra, los mayoritarios han conformado un nuevo Orden del Día, donde los puntos Sétimo y Octavo, deben ser los protagonistas de esa tarde-noche.

Está claro que el punto Séptimo, novedoso que sea tan explícito y que se vaya a dar cuenta de los gastos abonados por la Sociedad a los consejeros, tiene que ver, sin duda, con uno de los puntos que José María del Nido puso en su petición de Junta General Extraordinaria. De esta forma el Consejo lo incluye en el Orden del Día para que no sea interpelado a priori, dando información sobre un tema tan delicado y espinoso como son los cobros de los Consejeros sevillistas.

Las reivindicaciones de Del Nido para firmar el acuerdo, conllevaba exigencias económicas de altura.

Si los sueldos acordados para pagar anualmente a los consejeros por diversas partidas, se confirman que son ciertos, de 600.000,00 para el Presidente y de 500.000,00 para el Vicepresidente, amén de otros sueldos de 30.000,00  euros para los demás consejeros, estamos ante un acontecimiento de calado, por la importancia de la subida y por la distribución de cantidades, en mi opinión totalmente desorbitadas, y no coherente con la responsabilidad de los cargos.

La información de los emolumentos que perciben los consejeros ha sido tratada, como casi siempre, de forma general y poco pormenorizada y es un gesto que se debe agradecer al Consejo, pero advirtiendo que esto no debe ser una cosa extraordinaria, sino que, en pos de la transparencia que debe perseguir el Club en este sentido, se debe hacer de manera escrupulosa y rutinaria.

No debemos olvidar, para que ocultarlo, que el que los consejeros cobren, sigue doliendo sobremanera en la familia sevillista, anclada en sus sentimientos y reacia a que los que dirigen el Club cobren por hacerlo. Sólo una información reveladora, puntillosa y detallada del Consejo en la Junta podrá apaciguar el malestar general del sevillismo de que en una grandísima mayoría no acepta la percepción de honorarios por parte de los consejeros.

Sobre el Punto Octavo, sobre la Modificación del Artículo 18º de los estatutos sociales, en lo relativo a la mayoría exigida para la adopción de los acuerdos de la Junta General de Accionistas, habrá que esperar a que porcentaje quiere llegar el Consejo para lograr esa mayoría reforzada en los acuerdos futuros de la Junta General.

Hasta ahora, las decisiones que no requieran de la mayoría absoluta, 50+1 de los votos emitidos, se toman por mayoría simple – mayoría de votos a favor sobre los votos en contra –, pero habrá que ver si el porcentaje de la mayoría reforzada se acerca a las peticiones de Accionistas Unidos, que ha solicitado en repetidas ocasiones, que sea del 75 % de votos a favor de cualquier propuesta que lleve aparejada una decisión sobre la venta del Club, el estadio o la ciudad deportiva o de cualquier cambio de profundo en los estatutos o cuestiones de vital importancia para el Club.

Esta propuesta solicitada al Consejo por el grupo de Carrión, e incluida e en el punto 8º del Orden del día, se acerca a los postulados  de Accionistas Unidos, para salvaguardar los elementos irrenunciables de la Asociación y blindar con mayoría reforzada Estadio, Ciudad Deportiva, Escudo, etc. será un logro que debe alejar a los especuladores del intento de asalto como el que ha pretendido hacer José María del Nido Benavente y el Grupo 777 Partners.

A estos habrá que escucharlos. Ver si son capaces de presentar ante el senado sevillista la propuesta que querían hacer al Sevillismo, si su pretensión de Junta General de Accionistas se hubiera llevado a cabo y si lo hubieran ganado, que ese es otro cantar.

Sobre todo habrá que esperar a ver qué nos dice José María del Nido Benavente, de cuál eran sus pretensiones, amén de gobernar el Club. Cuáles eran los cambios a todos los niveles. Cuál era su programa de gobierno. Qué era, en definitiva, los que nos venían a ofrecer, que fuera mejor que lo que teníamos en el momento de hacer su nueva irrupción. Equipo en Champions y ganador, por sexta vez, la Euroliga. (Por cierto, el doble de las que ganó).

Y por último, rogarle encarecidamente, que dé su versión sobre las gravísimas acusaciones del Sr. Bayram Tutumlu. Que nos diga qué hay de cierto en ello y si se va a querellar contra este señor, ya que si las acusaciones no se corresponden con la verdad, le está faltando tiempo para tomar cartas en el asunto.

Asunto que tiene al Sevillismo con un deseo expectante, un resquemor latente y con una duda descalificante,  a  la espera de saber quién razón en este show repulsivo y nauseabundo en que se ve envuelto nuestra Sociedad, nuestro Club y nuestro buen nombre por culpa de egos desfasados e intereses presuntamente espurios, fraudulentos y corrompidos.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies