Cabecera Columnas Blancas
image

El escudo del Sevilla FC no se besa, se muerde

Si cuando éramos pequeñitos, recién nacidos casi, nos costaban mucho las cosas, o al menos mucho más que a los consolidados clubes del norte, cuando nos contemplan más de 130 años no ha cambiado la situación.

Curtidos en la adversidad, rotos los pechos por sacarlos cuando ha hecho falta menester, enarbolando siempre la bandera del sur, despreciado, con orgullo infinito, siempre defendiendo al escudo donde hiciere falta, fueren terrenos, gradas, tribunales o donde el ofensor quisiera aplicar triquiñuelas al grande de Andalucía.

Porque eso enseñaron las madres sevillistas transmisoras del gen más potente y ganador que se ha desparramado sobre nuestros campos, sierras, ríos y mares desde hace siglos: es territorio del Sevilla FC y lo encarna el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Allá donde el escudo no se besa, se muerde; allá donde los demás han de apretarse los dientes; allá donde tu padre te susurró sobre la casta y el coraje cuando el estadio, el gigante, atronaba con su al Madrid y a sus millones nos los pasamos por donde huelga decir la palabra que tributa a la fiereza con la que defendemos lo nuestro.

Allá donde tantas acciones y jugadas de tantos hombres que lucieron nuestra enseña cosida sobre la camiseta generaron una forma de ser que encontró acomodo en el “dicen que nunca se rinde” ante el que recelan los rivales, unos tras de otros.

Porque, podremos perder, de formas rocambolescas o merecidas ante la superioridad de un contrario o porque el sino lo quiso así, pero sin que nadie se lleve nuestra bandera sino tan solo su gloria efímera sabedor de que más pronto que tarde nos tendrá enfrente de nuevo, en pie y con la mirada torva.

O agachados, haciendo piña, formados para que las espaldas estén bien guardadas y para que no exista absolutamente ningún resquicio para que un caprichoso balón entre donde no debe en ningún minuto 100.

Porque ¿quién hay en el mundo que pueda hablarnos de un minuto 100 cuando ahí, en la imagen congelada, se ha detenido el tiempo y se aprecian la formación defensiva, el corazón, el ansia, el valor…?

 

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies