Cabecera Columnas Blancas
image
Levante Sevilla
PEDRO MONAGO 19/06/2020

Las razones

Discutía el lunes pasado con unos amigos, tras el amargo empate contra el Levante, sobre las causas de que al Sevilla se le hubieran “escapado” dos puntos. Los datos objetivos mostraban que ello había pasado porque llegamos al final del partido con una ventaja de un gol y jugamos los últimos 15 minutos metidos en nuestro campo (ambas circunstancias son poco discutibles) pero no nos pusimos de acuerdo en algunos matices.

Es evidente que una ventaja de un gol resulta siempre peligrosa de cara al resultado final, pero ¿resulta manejable siempre esa situación? En un fútbol en el que es generalmente aceptado que ganar a cualquier rival no es fácil ¿debemos considerar un defecto eso que los entendidos llaman “no saber cerrar un partido”? ¿Somos conscientes de que ello implica que estamos exigiendo ganar cada partido por una diferencia de más de un gol? ¿Es eso razonable?

En cuanto al segundo de los motivos citados, las discusiones se referían a la razón por la que acabamos encerrados esos 15 minutos y ahí, la opinión generalizada es que “Lopetegui echa al equipo atrás” (una expresión también muy de entendidos). Por mi parte, como poco conocedor de los aspectos técnicos del fútbol, suelo rechazar las explicaciones simples (en el sentido de poco complejas) y creo que las cosas tienen normalmente más de una causa, distinta a una instrucción expresa por parte del entrenador:

– Puede haber cambios que empeoren el equipo, sea porque son estratégicamente erróneos (y ahí sí puede existir un cierto mensaje conservador), sea porque no aportan lo esperado (hubo varios ejemplos el lunes).
– El planteamiento inicial (que parece acertado) es muy exigente desde el punto de vista físico y se paga en los últimos minutos (pasó incluso en el derbi).
– Jugamos, por increíble que parezca, contra otro equipo. Y aquí me quiero detener un poco, porque me resulta especialmente llamativo que estemos cayendo en lo que siempre hemos criticado de los equipos mejor tratados por todos los estamentos de este país, que creen que juegan solos y es únicamente achacable a ellos el resultado que refleje el marcador.

Pues sí, amigos, el rival juega, tiene un entrenador que piensa en un planteamiento inicial y que si no le sale bien va buscando opciones para hacernos daño (en este caso las encontró por nuestra izquierda) y, a veces, las encuentra. Sí, ya sé que me van a decir que si el otro equipo es inferior eso no debe pasar, pero no me tomo muy en serio esto si me lo dicen los mismos que mañana analizarán el partido contra el Barcelona explicando en qué hemos fallado nosotros (quiera Dios que a pesar de haber ganado) y no qué ha hecho bien el de los 699 goles. Estoy convencido de que ninguno de nosotros da por bueno que el Barcelona domine 75 minutos hoy…

En cualquier caso, más allá de los matices, y de que a mí me resulte cómico la tragedia que se monta después de un mal resultado, lo que tengo claro es que prefiero que mi afición esté enredada en este debate y casi nadie se centre en el gol anulado… que hubiera “cerrado el partido”.

Nota bene: aunque sea triste tener que explicar un tuit (casi más que un chiste), que a mí me resulte cómico que el personal se ponga trágico después de un partido tiene más que ver con cómo me tomo el fútbol a estas alturas de mi vida que con el conformismo, la tibieza o mi poco gusto por la crítica, con la que no necesariamente hay que estar de acuerdo para respetarla.

You might also like

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies