Cabecera Columnas Blancas
image
CARLOS ROMERO 29/05/2020

De cómo hacer historia en pijama estampado

En alguna ocasión, alguien, en una de esas puyitas que algunos necesitan para reivindicarse cuasi adolescentemente ante su fatalidad futbolística habitual, dijo que al Sevilla FC le faltaba literatura, que no tenía quien le escribiese. El buen hombre igual aún no se ha enterado de que un equipo de fútbol no está para que le escriban, que un club de fútbol grande no necesita de poetas que resalten cualidades inexistentes; que el fútbol es competición, y que un club no está tampoco -precisamente- para que alguien lo envuelva artificialmente en un halo de leyenda, pues las leyendas, como la sevillista, se curten y se fabrican en el campo de batalla bajo el velo de las noches mágicas de Nervión con goles de ensueño. Y eso no quita que después se describan, para que los hechos no se pierdan en la noche de los tiempos y lleguen impolutos a las futuras generaciones, pero a ningún seguidor blanquirrojo le quitarán la ilusión de volver a vivirlo una vez más, y así por los siglos de los siglos.

Sobra la obviedad, aun así, el Sevilla FC gozó siempre de literatura de primerísima calidad. La belleza es pre-existente, tan solo se necesita de los mejores artistas para que la expresen, como los Otero, Blázquez, Elido, Juan Tribuna, Barbeito, de nuestros queridos Félix Machuca y el niño Aguilar, entre otros grandes, cuyas excelsas plumas, como si de finos pinceles se tratasen, plasmasen los mejores óleos de tintadas blancas y rojas del equipo de la ciudad que la Giralda abandera.

Orgullosos pues, pero como aquel que sólo venía a hablar de su libro y todo lo demás le venía al fresco, yo venía hoy a hablar de una de esas imágenes románticas que el fútbol sevillano, sevillista para más señas, nos dejó para la posteridad aquel personaje del que aún desconocemos su nombre, pero esencial en aquel primer partido jugado en España entre clubes legalmente constituidos, el 8 de marzo de 1890.

Cuenta la crónica del Dundee Courier and Argus de 17 de marzo de 1890, sobre el equipo sevillista, haciendo referencia a aquel partido frente al Huelva Recreation Club en el Hipódromo de la Dehesa de Tablada:

La hierba estaba en muy buenas condiciones a pesar del persistente aguacero, comenzando a las 4:45 ante alrededor de doce decenas de espectadores. Los jugadores presentaban un aspecto variopinto, con todas las equipaciones en regla, salvo el ala izquierda nuestra, que nunca había tenido el honor de pertenecer a un club atlético, y se presentó con traje de noche, en forma de un fantástico pijama estampado. Fue recibido entre carcajadas burlonas y bautizado por los nativos como el “Payaso Yugles”.

La alineación sevillista estaba clara: Sr. Maccoll (Capitán), Sr. Logan, Sr. Stroulger, Sr. Ritson, Sr. Annodall, Sr. Mondy, Sr. White, Sr. Welton, Sr. Grieg, y un sustituto, siendo este último el que probablemente apareciese vestido para la ocasión con ese pijama estampado que tanto llamó la atención de aquellas “doce decenas de espectadores” que compusieron también la primera afición de España de un equipo legalmente constituido y dedicado exclusivamente al fútbol, la sevillista.

Está claro que el hábito no hace al monje, Yugles no fue un personaje baladí, aunque el primer gol conocido en España corresponde al sevillista Ritson, sería nuestro excelso clown el que marcaría el segundo, ganando finalmente a Huelva por 2 goals a 0, convirtiéndose así el Sevilla FC, igualmente, en el primer club de la historia en ganar un partido.

El juego resultó de lo más agradable, con dos partes de treinta y cinco (minutos), terminando con victoria para Sevilla por 2 a 0. Ritson hizo el primero, seguido poco después por el “Payaso Yugles”, de forma inesperada para todos, y no menos para él mismo.

Clown de finales del siglo XIX

Tras el partido, los contendientes se citaron para celebrar el encuentro, y el Sevilla Football Club ejerció como anfitrión, siendo muy probablemente y en buena parte inconscientes de lo que acababan de iniciar en este país y la repercusión que ello tendría más de un siglo después. La crónica nos sigue contando lo siguiente:

Después de una suntuosa cena, en parte española y en parte francesa, con ligeros tintes británicos en el menú, el Sr. Edward Johnston, que presidía, con unas palabras bien escogidas, brindó por nuestra Reina, el Príncipe de Gales, y la Familia Real, así como por la Reina Regente y el joven rey de España, con especial sensibilidad por la reciente enfermedad de Alfonso XIII. Sobra decir que tras los brindis se bebió con el entusiasmo debido. La velada transcurrió agradablemente con brindis, cantos y emoción. Ni siquiera el fracaso del “Payaso Yugles” en su intento por mantener el equilibrio sobre una silla vacía estropearía la armonía de la reunión. Es probable que Sevilla visite Huelva en unas pocas semanas, y esperamos con interés que se repitan unos momentos tan agradables como los que Huelva ha vivido aquí; y seguramente, la inauguración de este juego en esta parte del país será seguida por otras organizaciones similares en todo lugar donde exista una colonia británica en España.

La primera crónica del fútbol constituido en España sólo puede tener como protagonistas a los primeros clubes que lo jugaron, y al igual que ellos en su momento, nosotros mismos hoy en día, igual no somos del todo conscientes tampoco de la importancia de haber sido los protagonistas de estos hechos históricos.

“Tarde de gloria en Tablada”, Sevilla Football Club, óleo sobre lienzo, 1890. En la pintura se refleja un hecho histórico para gloria de la ciudad, de Andalucía, y por ende del país, nada fue un invento.

You might also like

Since 1890

En fechas recientes el Sevilla FC y la Base Aérea de

La cola del tigre

Saludos. Aunque José Ramón Yúfera escribiera recientemente un magnífico artículo en

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies