Cabecera Columnas Blancas
image
SEBASTIÁN GUERRERO 22/04/2020

La ética en el ERTE del Sevilla FC

“Todavía vivimos bajo el influjo de argumentos demagogos y absurdos, que aseguran, con una simpleza insensata, que el pobre es bueno porque es pobre y el rico es malo porque tiene más.”

Esta frase del polifacético panameño Rubén Blades está de rabiosa actualidad en nuestro fútbol en relación a los ERTEs que han llevado a cabo algunos de los grandes clubes españoles. El presidente del Getafe Ángel Torres no tuvo reparos en victimizarse relatando como un club pequeño como el Getafe no iba a pedir el ERTE mientras que otros, más ricos, sí lo habían pedido. Ponía en duda cómo iban a justificar estos clubes inversiones millonarias en el mercado de verano para la adquisición de nuevos jugadores.

En primer lugar, el Getafe es un club cuyo estadio de fútbol y ciudad deportiva es de titularidad pública, en segundo lugar, el Getafe es un club que recibe subvenciones públicas por varios millones de euros. Parece ser que no es un punto de partida óptimo para intentar convertirse en un adalid de la moralidad en estos temas. De otro lado, el Sevilla multiplica por mucho el número de trabajadores de los que tiene el Getafe. Un ejemplo muy de nuestra ciudad, la hermandad de la Esperanza Macarena ha tenido que realizar un ERTE a sus trabajadores. Pues es como si la Hermandad del Sol, con todos los respetos para los del Plantinar, sale criticando dicha actitud. La Macarena maneja decenas de trabajadores y la nobel hermandad soleana ni se acerca, la Macarena tiene un presupuesto que le permite hacer una prestigiosa y abundante labor social que el tamaño le impide hacerla al Sol.

El Sevilla FC tiene que tener la conciencia tranquila, los trabajadores durante el cese de la actividad cobrarán el 95% de su salario, cosa que no van a poder hacer la inmensa mayoría de trabajadores de otras empresas, y sin tener que realizar su trabajo ni ver mermada su mochila de cara al futuro para, Dios no lo quiera, tener que cobrar prestaciones por desempleo. Además, los jugadores han dado ejemplo siendo los primeros en bajarse su sueldo, y aunque tenemos menos datos, así lo están haciendo también ejecutivos y máximos accionistas. Hay que reseñar que el club no cobra subvenciones públicas, que aparte de tener una amplia nómina de trabajadores, que se cuentan por centenas, lleva ya años dando trabajo con las importantes obras que está realizando tanto en la ciudad deportiva como en el estadio y que es un foco de atracción turística gracias a sus participaciones constantes en competiciones europeas entre otras cosas. Sin contar la labor social transversal que hace el club a través de su fundación y que ha sido premiada en algunas ocasiones.

Hay que recordar, para quien todavía no lo sepa, que el ERTE es una medida que ha implantado el Gobierno no para que las empresas que están en quiebra se acojan, sino para que las empresas no pierdan competitividad durante este cese obligado de la actividad y puedan seguir siendo fuertes cuando se reanude el país, y poder seguir manteniendo los empleos, las inversiones y contribuyendo a la sostenibilidad de la economía del estado. El Sevilla FC, como una de las empresas más importantes de Andalucía, tiene la obligación moral de acogerse al ERTE para poder seguir manteniendo la inversión en infraestructuras, seguir paseando la marca Andalucía por el mundo, para seguir atrayendo turismo, para seguir manteniendo en nómina tal número de trabajadores cuando esto acabe, para poder seguir siendo competitivos y e innovadores utilizando un modelo estudiado en el mundo entero y del que se hace eco los mas importantes medios internacionales, desde EEUU a la India… lo contrario podría ser muy populista y aplaudido en el primer momento para poco después convertirse en despidos, paralización de obras, pérdida de competitividad dejando de conseguir réditos deportivos que pongan a nuestra ciudad en el candelero y atraigan a aficiones visitantes de todos los puntos del continente… Esa actitud negligente de no usar los medios de los que aporta el estado para evitarlo sí que sería dramático.

Claro que siempre nos quedaría el acogernos en un futuro tras la quiebra a un concurso de acreedores en el que no tengamos que pagar los fichajes de nuestros mejores jugadores y aprovecharnos para conseguir ascensos y alguna clasificación que nos saque del atolladero. Eso, precisamente, sí que no suela muy moral, aunque todos recordamos algún caso concreto, de otros equipos cuyos aficionados, precisamente, son los primeros salen a recriminar el ERTE. Quizás sea una de las explicaciones de la gestión de unos y otros y de los logros de unos y otros. Qué sigan así por mucho tiempo, menos rivales para nosotros.

You might also like

El ERTE

Al escucharlo en un programa radiofónico cuando se produjo pensé que,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies