Cabecera Columnas Blancas
image
SevillaFC

Sevillistas, en casa

Hace unos días, asistí atónito a un espectáculo bastante lamentable. El PSG jugaba en casa un partido de la Champions League a puerta cerrada. Sin embargo, cientos de aficionados animaban a su equipo desde fuera del campo. Al término del partido, los jugadores salieron a saludar a los aficionados, agradeciendo su gesto.

Supongo que esos aficionados del PSG, pensaron que ellos debían animar a su equipo aún en plena crisis del coronavirus en Francia, y que, en cierta forma, se sintieron unos valientes demostrando el amor por sus colores sin miedo a nada.

Puede que algunos lectores se estén diciendo: “yo hubiera hecho lo mismo”. Pues bien, no puedo estar menos de acuerdo. Se trata de una grave irresponsabilidad que no tiene nada de heroico, en unos momentos en que el único heroísmo es quedarse en casa si el trabajo lo permite.

Hay tres actitudes en estos días contra las que, en mi modesta opinión, se debe luchar:

  • La actitud de aquellos que, como los aficionados del PSG, se creen unos valientes saliendo con los amigos, yendo de fiesta o reuniéndose con otros como siempre. No es una actitud valiente porque el problema no es que tú cojas el virus o que no le tengas miedo a cogerlo, sino que actualmente hay muchos infectados completamente asintomáticos, que sin embargo son vectores del virus y lo transmiten a otros. Las cifras de afectados, que pueden parecer poco elevadas, en realidad hacen referencia a los que se han sometido a la prueba y les ha dado positivo, pero hay muchísima gente más que lo tiene y no lo sabe, y que no se han realizado la prueba ni están contabilizados, pero que sin embargo son transmisores del mismo, y ponen en peligro a las personas que pertenecen a los grupos de riesgo: personas mayores o afectados por enfermedades previas. Al salir de copas con amigos, puedes estar siendo responsable del contagio y aún del fallecimiento de personas en riesgo.
  • La actitud de aquellos padres que piensan que sus hijos se aburren en casa y que tienen que salir, o bien que ya no tienen edad para imponerles nada. Muchos niños y jóvenes no son conscientes de lo que esta crisis supone, y se toman los días sin colegio o sin instituto o facultad como unas vacaciones. Es probable que los niños y jóvenes puedan pasar la enfermedad sin síntomas o con síntomas leves, porque su sistema inmunológico funciona muy bien, pero también son vectores de la enfermedad, y suponen un riesgo para los demás.
  • Esta semana pasada, tras la anulación del derbi, Estadio Deportivo hacía una encuesta sobre a quién favorecía más el aplazamiento, si al Sevilla o al Betis. La verdad es que esto no favorece a nadie, porque hay mucho más en juego que un partido de fútbol. Lo importante ahora no es cuándo, ni si se jugarán los partidos aplazados, porque ese no es el problema y plantearlo en esos términos no hace sino frivolizar las circunstancias. Lo importante es el motivo por el que se aplaza, y ahora el fútbol, como salir de copas con los amigos, ir al teatro o celebrar un cumpleaños, es totalmente secundario y debemos plegarnos a un interés superior en esta época de individualismo, que es la salud de nuestros mayores, familia, amigos, y aún de las personas que no conocemos. La tercera actitud contra la que luchar, no es otra que frivolizar la situación, pensando que no hay tantos afectados, que es solamente un tipo de gripe, que lo grave está pasando en Madrid o en Italia, que porque yo salga a la calle o deje de salir no estoy afectando en nada a la situación. No es cuestión de preguntarse si se celebrará el derbi, la Semana Santa o la Feria, sino de ser conscientes de que está en nuestra mano parar esta pandemia con el simple gesto de quedarnos en casa y de, sin alarmismos, darle a las cosas la importancia que tienen.

Muchos lectores pensarán que a qué viene todo esto en un blog sobre el Sevilla FC. Y tal vez tengan razón, pero es la tribuna que tengo para intentar poner mi granito de arena en esta crisis. Si soy capaz de convencerte, querido lector que aún tienes dudas, habrá valido la pena.

Yo me quedo en casa, ¡Sevillista! ¡quédate también en casa! ¡mantén a tus hijos en casa! Es la hora de la responsabilidad y de pensar en los demás…

…Y pronto volverá el momento de pensar en nuestro Sevilla y de darnos cita en el Sánchez Pizjuán, sin dejar a nadie por el camino, gracias al simple gesto de quedarte en casa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies