Cabecera Columnas Blancas
image
Getty

¿Qué queremos los sevillistas?

A menudo, el discurso oficialista carga sobre la excesiva exigencia de nuestra afición. Así se manifestó tal cosa, sobre todo por el presidente D. José Castro, en la última JGA que casi se celebra tomando las uvas de fin de año. Ahí, el máximo mandatario de la institución, hizo una vez más (sí, otra vez) una demostración de mal genio y poca cintura. Pero la pregunta sigue en pié: ¿Qué queremos? Básicamente honestidad en el discurso de objetivos, y transparencia.

Partiendo de la base de que competimos en una liga viciada y dominada por el duopolio+1, que debemos sobrevivir en una ciudad dual luchando por aumentar el nº de abonados contra el eterno rival y por llenar los palcos VIPS del RSP, en una urbe que, aunque sea capital autonómica, tiene barrios pobrísimos cuyos habitantes no pueden orientar sus ingresos al carnet de abonado, siendo una entidad con una histórica mala prensa alimentada, como ya he escrito otras veces, desde la parte no sevillista de la ciudad, desde el entorno mediático de los dos clubs madrileños que integran el duopolio+1, y desde la Andalucía anti-sevillana, admitimos que el club está viviendo por encima de sus posibilidades. Pero entonces el discurso del Consejo debe cambiar. No se puede vivir por encima de nuestras posibilidades y pugnar por entrar en liga de campeones.

Deportivamente, ¿Qué es lo que el sevillismo quiere? Pues lo siguiente:

1.-No ejercer de “resucitador” de nadie, y mucho menos con clubs con un presupuesto mucho más bajo que el del SFC.

2.-No perder partidos en los descuentos.

3.- Un entrenador que:

      .- sea “leader” para toda la 1ª plantilla profesional hasta el punto de  que los profesionales coman en la palma de su mano.

      .-Que lea bien los partidos y no culpe a sus futbolistas de los fallos, porque estos recaen en última responsabilidad sobre él.

      .-Que no empeore un partido torcido con los cambios.

      .-Que no se empecine en un sistema si se ve que éste no funciona.

      .-Que sea capaz de sentar en el banquillo al que sea.

      .-Que no entregue tiempos de los partidos ni se tome ninguno como ensayo.

      .- Que sea correcto con la prensa, pero que no se exceda en explicaciones y que sepa lidiar con la idiosincrasia de la ciudad.

      .-Que no entregue ninguna competición y que siga la máxima de que el partido que se juega es el más importante.

4.- Profesionales que les duela el escudo y suden la camiseta, no nos importan los mercenarios, pero mientras estén en el SFC, que lo den todo.

5.- No tener que ver a ningún profesional criado en la “Cisneros Palacios” triunfando en otros clubs mientras algunos de los adquiridos en su puesto malviven en el primer equipo. No renegamos de hacer caja si ese es nuestro modelo de gestión, pero quienes vengan en su lugar tienen que hacer que la afición no se acuerde de los Cala, Bernardo, Marc Gual, José Alberto, Campaña y tantos otros. Vender para crecer sí, pero que se cumpla.

6.- Que la clasificación final de la competición regular (Liga Santander) sea acorde a nuestro presupuesto, lo que implica ganar el máximo de partidos posibles ante rivales inferiores en el mismo. Entendemos que esto es un juego y no una ciencia exacta. Se puede perder un partido contra un colista en una mala tarde o por decisiones arbitrales que desquicien la marcha de un encuentro, pero esto no es algo que pueda ser recurrente y repetitivo.

 En otros aspectos no deportivos ¿Qué es lo que el sevillismo quiere?:

1.- Comodidad en el RSP. Si es urgente la obra en la zona interior de preferencia ante la final de UEL 2021, mucho más lo es realizarlas buscando la comodidad del abonado. Entramos en la 3ª década del siglo XXI y ante lo intempestivo de los horarios impuestos por las televisiones la visera que cubra íntegramente el RSP sí es urgente si no se desea espantar a parte de la afición ante el riesgo de una  insolación o pulmonía.

2.- Mejoras en los accesos a la “Cisneros Palacios” para que no haya que jugarse la vida si vas en metro.

3.- Un Consejo que, el mismo énfasis que pone en retirar las pancartas más o menos tildadas como ofensivas, lo ponga contra:

  1. a) las difamaciones y “cruzadas” en contra de cualquier aspecto de nuestra entidad, ya sea relativa a jugadores, directores deportivos, afición o directivos, vengan de donde vengan, y que no abandone a los pies de los caballos a quien denuncia alto y claro lo que para toda España y Europa es una realidad palmaria.
  2. b) El gravísimo problema que hay con el colegio arbitral en España y su comité técnico en lo relativo a las designaciones para dirigir encuentros y en cuanto a su preparación empeorado por la “aplicación” del video-arbitraje.

4.- Un Consejo transparente y que solo actúe en beneficio de la entidad, institucional, accionarial y deportivamente.

5.- Realizar un discurso de objetivos acorde a la realidad de la plantilla. Si en lugar de marcarse un objetivo fijo, cuando empieza la campaña se dice simplemente que se llegará a lo máximo que se pueda llegar,  se restará presión y será más fácil jugar y evitar los enfados de la afición ante disgustos como las del último mes contra dos colistas, un 2ª división, y un teóricamente inferior (D. Alavés). Y no cito que contra el Granada CF el VOR-VAR nos dio la vida.

En suma, todos estos puntos se cierran en dos: honestidad en los objetivos y transparencia con los abonados, accionistas y simpatizantes. Un abrazo a todos.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies