Cabecera Columnas Blancas
image
MAMEN GIL 19/02/2020

Me aburro… y eso me preocupa

El fútbol me aburre (donde se escribe fútbol, léase Sevilla). Comenzó a resultarme tedioso hace un par de temporadas, pero lo de este año me resulta ya insoportable. No me gusta lo que veo y, además, tengo la sensación de estar siendo timada por una publicidad engañosa. Se anuncia partido de fútbol pero, en realidad, se trata de una pachanguita. No hay ritmo, no hay velocidad, no hay intensidad… No hay ambición, no se sale a ganar.

No entiendo de técnicas ni de tácticas, pero después de toda una vida viendo y viviendo el fútbol, sé que para ganar hay que marcar, al menos, un gol más que el contrario. Para marcar hay que chutar entre los tres palos de la portería contraria y este equipo no le chuta ni al lucero del alba. Con este sistema de juego (¿sistema?) creo que no marcaría ni el Luis Fabiano de sus mejores tiempos.

Tú tienes que marcar y procurar que no te marquen y, para eso, mientras más lejos estemos de nuestro área mejor. Pues no, este Sevilla se empeña una y otra vez en jugar para atrás, arriesgando de forma innecesaria. Tocamos y tocamos la pelotita (la posesión, la gran mentira del fútbol moderno) pero no sabemos qué hacer con ella. Los rivales, sí. Los rivales nos tienen perfectamente estudiado y hasta el más malo hace con nosotros encaje de bolillos.

No voy a hablar del entrenador porque, si tengo que ser honesta, he de decir que mi relación con ellos es un poco complicada. No me gusta casi ninguno. Creo que un buen entrenador es aquél que hace el mejor cesto con los mimbres que tiene en cada momento, pero en ese colectivo parece que se ha instalado la cabezonería, cuando no la soberbia, y no quieren ver más allá de “su” sistema. Y nada que decir si ya se trata de apuestas personales.

Sí, sé que algunos dirán que el entrenador es el eslabón más débil de la cadena, que si se falla más de la cuenta es el primero en salir a la calle. Cierto, pero se van de rositas y con los bolsillos llenos, mientras que aquí se queda el equipo totalmente perdido, sin rumbo, y nosotros desolados.

Todas estas consideraciones pueden ser subjetivas y si me aburro es mi problema. Vale, lo compro, pero además de aburrirme empiezo a preocuparme, y mucho, por la falta de identidad. El equipo ya no tiene ni garra ni coraje. Se ha olvidado eso del “dicen que nunca se rinde” y a las primeras de cambio ya ha bajado los brazos.

Nada de esto es una tontería. La garra, el coraje y el nunca se rinden son parte de nuestra marca, de la marca Sevilla FC. Y en esta sociedad donde eso de la marca es tan importante, deberíamos cuidar de esas cosas más que nunca.

Componentes importantes también e inherentes de nuestra marca son el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán y la afición. Podríamos jugar mejor o peor, pero los equipos que venían a nuestro campo sabían que era muy, muy difícil sacar algún punto aquí. El Ramón Sánchez-Pizjuán era un fortín y ya, ni eso. He perdido la cuenta de los puntos que hemos dejado escapar esta temporada de nuestro feudo.

Es todo tan decadente que la indolencia parece estar llegando a la grada. El aburrimiento nos está imbuyendo tanto, que hasta a los Biris les cuesta trabajo arrancar a animar. Ya no somos una caldera y ni siquiera nos sincronizamos a la hora de cantar el himno (el himno a capela, otro pilar fundamental de nuestra marca)…

No sé lo que pasará de aquí a final de temporada. Si se alcanzarán o no los objetivos. Si seguiremos aburriéndonos o no, pero lo que sí sé es que urge recuperar la ilusión y no permitir que se pierdan nuestras señas de identidad… Que la garra, el coraje y el nunca se rinden no se pierda nunca. Lo que pase en el palco y en el campo no está en nuestras manos, pero lo que pase en la grada sí. Quién sabe, quizás desde arriba podamos cambiar la actitud de los de abajo.

You might also like

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies