Cabecera Columnas Blancas
image
Autor
ALFONSO RAMOS 13/02/2020

Hoguera de confrontación

-ENTRA CABECERA DEL PROGRAMA Y SUENA UNA MELODÍA SALVAJE-

Es el momento de la hoguera. Y no se le llama así solo porque el fuego prenda entre concursante y presentadora. Metafóricamente hablando es el purgatorio mismo. Es ese momento en el que el concursante se enfrenta a esa realidad que no ve o que no quiere ver. Y en esa hoguera hay dos opciones, alcanzar el perdón quemando tus tormentos o dejar que las llamas te envuelvan por completo para descender al infierno.

Entre un pasillo de antorchas se abre paso la sombra de un bigfoot. Es Julen, que camina hacia adelante, aunque su cara diga que quiere ir en dirección contraria a la de sus pies. Viste pantalón y camisa de lino blanco, desabrochada en exceso. Quizás cumpliría mejor con el decoro si se cerrara un botón más de la camisa, pero se lo perdonamos porque Julen aún no ha llegado a la hoguera y ya tiene calor.

Mónica Naranjo, diva ella, aguarda la llegada de Julen sentada en una banqueta. Lo mira de abajo a arriba, de manera compasiva, poniendo cara de pensar “míralo, poresito, lo que tiene de grande lo tiene de inocentón”.

-Bienvenido a la hoguera, Julen. Siéntate.

-Buenas noches, Mónica, estás muy gua…

-¡Julen! Presta atención a la Tablet.

El sistema nervioso de Julen, que ya de por sí parece no haber pasado las últimas 5 itv´s, sufre la primera alteración.

-Tenemos imágenes para ti.

La ceja izquierda de Julen, producto de la tensión, dice “conmigo no contéis” y comienza a precipitarse de la vida, de hecho, parece pesarle el doble que antes y provoca que su ojo izquierdo quede casi cerrado.

La Tablet permanece apagada unos segundos en los que Julen, en la oscuridad de la pantalla, se ve reflejado a sí mismo y piensa “sonríe al menos, que tienes más mala cara que volviendo de un besamano en Wuhan”.

  • Hola, Julen…

En la pantalla una mujer de unos 60 años, en batín.

  • Me llamo Marugenia. Soy la sosia número seis mil siento treintidó de esta bendita cosa que me corre hasta por las varise: el Sevilla fúrbor clú.

Julen mira a Mónica Naranjo, buscando en ella una aliada para salir de la estupefacción. Pero Mónica le hace un gesto con las cejas como diciendo “atiende a Marugenia, que te va a enterá, mostro”.

  • Yo tengo un disgustito. Un disgustito mu grande. Que a mí como madre de una hija y madre de madre de una hija me duele mushísimo. Lo que tú ha hesho con Dadúr no tiene nombre.

Julen repite con sus labios la palabra Dadúr como pensando “¿de quién caraho me está hablando?”.

  • A ese chiquillo le ha fartao una convocatoria pa terminá de sufrí búyin ya der tó, poresito mío.

La Tablet se apaga de forma repentina y provoca un silencio solo interrumpido por el chisporroteo de las ascuas de la hoguera, cuyas llamas parecen acercarse cada vez más a Julen.

-Bien, ¿qué tienes que decir ante la grave acusación de María Eugenia?- Dice Mónica con tono de fuerte carga.

-Bueno, todas las opiniones son respetables ¿No? Pero en el caso de Dabbur los técnicos evaluamos que la mejor opción era…

-¡JULEN! Hay más imágenes para ti.

La ceja vaga de Julen ejerce tal peso sobre su ojo izquierdo que le obliga a tenerlo cerrado, quedándole así una cara como del que está mirando por la mirilla y al otro lao de la puerta están los de Músicos por la Paz, ávidos de conseguir unas monedas para su causa.

-Mira la Tablet, por favor.

Julen traga saliva y se rasca la frente, aunque no le pica.

En los pocos segundos en los que la Tablet sigue en negro le da tiempo a Julen a rascarse la frente, el cuello y hasta la piel insensible del codo, que eso nunca ha picao ni .

  • ¿Ya está grabando?

En la pantalla un cuarentón trajeao, engominao y tan repeinao que casi podía olerse el perfume fuerte que se ha echao, que recuerda a cuando pasas por la puerta del Stradivarius.

  • Ah, voy. Mi nombre es Juan Antonio García-Argüeso, de Muebles Argüeso, de la calle Puente y Pellón. Soy el socio número mil cuatro si nadie se ha muerto en este minuto que llevo de vídeo, que ya entrao en los primeros mil socios nada es descartable, toquemos madera, que gracias a Dios aquí en mi tienda tengo por tos laos, jeje.

Julen mira a Mónica y ésta inclina ligeramente la cabeza como diciéndole “atiende, que ahora viene lo bueno”.

  • …preguntarte por la Copa del Rey. Con lo bonita que está este año y habiéndonos tocao el Mirandés, de Segunda División, se podía haber hecho algo más ¿No?

-Hombre, hicimos lo que…

-¡Julen! No respondas a Juan Antonio. Es una grabación. No serás de los que escucha los audios de wasap con el móvil al oído e intenta responderlos como si de una llamada se tratara, ¿verdad?

  • …que su delantero, el Lótar Matéus ese, parecía Ronaldo Nazario da Lima, copón. Vaya meneo, Julen. Vaya meneo. Vergüenza más grande pasé, Julen. Te lo dice Juan Antonio García-Argüeso, de Muebles Argüeso de la calle Puen…

La Tablet vuelve a negro y el silencio del momento es interrumpido por un carraspeo nervioso de Julen que se vuelve tan continuo que Mónica lo interrumpe con un:

-Trata de arrancarlo, Julen.

-Lo… lo… Lo de la Copa fu… fue un accidente.

Al ojo guiñao, los rascamientos, y la carraspera se les une un inesperado tartamudeo leve.

-Ya hemos trata… tado el tema con los te… técnicos y vamos por el bu… buén camino.

-Julen -dice Mónica con cara de pena pero de estar disfrutando EN VERDÁ– tenemos más imágenes para ti.

-¿Ma… más?

-Más, hijo, más. Atento a la pantalla.

Julen pide agua a los técnicos del programa y uno de ellos, sevillista, se mete en la mano en el bolsillo y en vez de una botella saca su puño cerrado bocarriba en forma de puñaíto de algo pero en realidad de nada. “Te la comío, Julen”, piensa él.

La Tablet se enciende y en ella aparece la inconfundible y familiar imagen de Monchi en el salón de su casa, con su perrita Luna en el regazo y la tercera sesión de cuartos de final del COAC sonando de fondo proveniente de la tele.

  • Hola, Julián, como zabes que te llamamos los que te apresiamoz

“¡POSITIVIDÁ, JOÉ!” se oye gritar al Bizcocho, que actúa con su chirigota.

  • …siempre te he apoyado y zabes mejor que nadie que fui el primer causante de que hoy estés aquí entrenando al Sevilla, ¿no?

Mónica mira a Julen y le sonríe como diciendo “atiende que este habla poco pero cuando habla sentencia el hioputa”. Julen suma a su catálogo de tics nerviosos un gesto con la boca de piñón, como oliéndose el bigote.

  • incisto, ciempre has tenido mi confianza. Que Chicharito no te gustaba, pues fichamos al del Leganés. Que Nolito te gusta, pues no le falte gloria a Nolito. Que ce te antoja un Zuso, pues yo te traigo a Suzo

“¡LA CHUSMA SELECTA!” Anuncian en el Gran Teatro Falla desde el youtube de Onda Cádiz.

  • …pero Julián, en Ipurúa nos remontan un 0 a 2, en Anduva el Mirandéz nos da la del ligre y en Balaídos, ganando 0 a 1, zacas otra vés a Éver, me quitas a Zuso y el Serta, que llevaba sin ganar un partido desde pretemporada, nos remonta. A ver si van a tener razón los destructore y me he equivocao contigo, Julián. Dios no lo quiera, Julián.

Se apaga la Tablet y se van Monchi, Luna y el sonido del carnaval pero vuelven las carrasperas nerviosas de Julen.

-Julen, trata de arrancarlo, por Dios -dice Mónica haciendo leña marismeña del árbol caído- ¿No vas a decir nada? -insiste Mónica ya más sijaputa que diva.

Julen intenta articular palabra. Carraspea. Tartamudea carraspeando. Se rasca mientras carraspea tartamudeando. Alterna el ojo guiñado mientras se rasca y carraspea tartamudeando.

-No te oigo, Julen -dice Mónica dejando a Satán en güenagente.

Julen se intenta levantar mientras guiña los ojos, se rasca, carraspea tartamudeando y hace aspavientos tratando de pedir agua. Mete gran cambayá al tratar de erguirse, emite un sonido parecido al que haría Chiwaka si se diera con la pata de la cama en el deo chico del pie, se desmaya y cae a plomo en la hoguera.

La realización del programa evita mostrar la imagen de Julen ardiendo y se centra en Mónica Naranjo, quien tras aguantar durante unos segundos un primerísimo primer plano como solo lo hacían los protagonistas de los westerns de Sergio Leone, afirma:

-Total, pa lo que iba a decir…

-ENTRA CABECERA DEL PROGRAMA Y SUENA UNA MELODÍA SALVAJE-

You might also like

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies