Cabecera Columnas Blancas
image
SEBASTIÁN POLO 15/02/2020

En el fútbol todo es mentira… o no

Ahora que tenemos TIEMPO, desgraciadamente, porque ya no jugamos cada 2-3 días (hasta que vuelvan las esperadas noches europeas), lo tenemos casi todo para analizar, revisar y buscar alternativas de cara al próximo partido, y así semana tras semana.

Pues ni antes, cuando todo venía de cara, éramos candidatos al título por muchos partidos donde solíamos ganar y ganar y volver a ganar … ni ahora se intuye el precipicio delante de nuestros pies y tengamos que estar pensando el mínimo de 40 puntos para salvar la temporada cuanto antes.

La mayor de las virtudes del binomio Monchi & Lopetegui en esta temporada es detectar las deficiencias físicas y técnicas en el aspecto de fortaleza y estabilidad; la creación de un “equipo nuevo” partiendo de los retales que se encontraron cuando llegaron tuvo, tiene y tendrá su mérito pues, aún con borrones imperdonables como la eliminación de la Copa del Rey, la reiterada analogía al cuadro de “uno di noi” debe tener su recorrido para poder evaluarlo en profundidad.

No podemos dudar que la primera misión de Lopetegui fue fortalecer la fragilidad del entramado defensivo del Sevilla FC de los últimos años; y lo consiguió, pues no fueron pocos los partidos donde se tenían sensaciones de seguridad, fiabilidad y apenas peligro generado por los equipos rivales. Los apoyos constantes y la concentración de jugadores en torno al balón eran un seguro de vida. Eso sí, se ganaba porque se mantenía la portería a cero pero también desde el principio se apreció el enorme problema de crear y culminar exitosamente las ocasiones de gol.

Era un Sevilla FC dominador de la pelota, agresivo en la pérdida y que jugaba mucho en campo rival, ya dijo en su día el mejor director deportivo para el Sevilla FC que el tipo de entrenador que, en esta nueva etapa venía buscando era aquel que “Cuando tiene la pelota tarde mucho en perderla y que cuando la pierda la recupere muy rápido”, la activación rápida tras pérdida, y el manejo de las alturas en la defensa nos permitió vivir de las rentas de los pocos goles anotados, tras las escasas ocasiones de gol generadas.

Pero como en el fútbol todas esas virtudes son MENTIRA si no se acompañan de la otra cara de la moneda, que no es otra que la parcela ofensiva del mismo equipo, donde no han sido pocos partidos que desde la grada, el sofá o el bar nos preguntábamos dónde estaba la necesaria agresividad ofensiva, profundidad y desmarques de ruptura para transformar en dañina para el rival y potencialmente provocadora de ocasión de gol, una posesión de balón muy alta, dando como resultando un muy mejorable ratio de ocasiones generadas / posesión de balón en campo contrario.

Pero es curioso que justo antes de estas duras derrotas, vergonzosas y “pa echarnos pa atrás” y desdecirnos de los elogios y méritos obtenidos hasta la fecha, incluso parecía que se había logrado incrementar la chispa, velocidad de movimiento de balón y llegadas con peligro al área rival, como fueron los partidos de Copa frente al Levante o en Liga frente al Granada (rivales no inferiores a los que nos han “pintado la cara” en estos últimos encuentros). Y aquí de nuevo vienen la MENTIRA de este tan amado y seguido deporte …NADA ES ETERNO, y EN EL FÚTBOL SOLO VALE EL PRESENTE.

Y es que este concepto de juego en apoyos y generar superioridades en torno al balón, los inexistentes desmarques rompiendo líneas enemigas, la escasa ocupación de la zona de remate en los centros y la lastimosa eficacia de cara a gol, exigían la “cuasi” perfección del sistema defensivo imposible de sostener siempre y… cuando ya no cuentas con el cero en tu portería, llegan las dudas, los nervios y desconcentraciones que implican un desorden generalizado y que todo el Sevilla FC de Monchi & Lopetegui sea un desastre …que también es MENTIRA …pero llegan las sombras, primero sobre Lopetegui hasta el próximo partido!!!

Concluyendo, como todas estas palabras y análisis son también MENTIRA … solo será el TIEMPO quien dé y quite razones; pero eso sí Sr. Monchi lo que todavía no tiene su “elegido” el Sr. Lopetegui es el veneno sevillista que forma parte intrínseca de nuestro ADN, esa ambición, fanatismo y ganas de ir a por más en cada jugada, minuto y partido, y evitar esa sensación de que seamos un equipo donde esperamos que no pase nada que ya más adelante resolveremos el partido a nuestro favor, pero para eso ahora tenemos TIEMPO (como decíamos al principio).

NI AYER ERAN MEJORES FUTBOLISTAS DE LO QUE HOY PARECEN,

NI HOY SON TAN MALOS FUTBOLISTAS COMO ACTUALMENTE PARECEN…

EN EL FÚTBOL TODO ES MENTIRA… O NO!!!

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies