Cabecera Columnas Blancas
image

Y volverá a ocurrir

Hace años decidí no ver ningún partido del SFC en el Bernabéu, el Sábado 18-01-2020 último no fue una excepción. La razón es que ya sé de memoria los posibles guiones que pueden darse y todos son negativos para nuestra entidad. El 1º posible es que el equipo no comparezca, como ocurrió hace dos temporadas durante la convalecencia de Berizzo, el 2º guión es que sí comparezca haciendo un partido digno pero que al final salga derrotado víctima de sus carencias y de la diferencia de presupuesto entre nuestra entidad y la del club de Concha Espina, y el 3º es lo sucedido anteayer, la derrota gracias a jugadas y decisiones arbitrales polémicas.

Solo en el Bernabéu, donde el SFC ha tenido que jugar alguna final contra el anfitrión (1962), es para recordar los árbitros que tomaron decisiones, por citarlas suavemente, al límite del reglamento, pero siempre favorables al RMCF: José Castiñeira en la citada final, Merino González, Mateu Lahoz y anteayer el viejo conocido ya para la afición sevillista Martínez Munuera, sí, el sr. “referee” del colegio valenciano que también fue protagonista negativo desde el VAR en el “Coliseum” Alfonso Pérez Muñoz de Getafe la temporada 2018-19. El sábado, y auxiliado en el VOR-VAR por Soto Grado, volvió a hacerse famoso. Alguna vez no fueron los colegiados, sino que el Comité de Competición entró de oficio y sancionó a un jugador nuestro  con 4 partidos, memorable aquella noche del 2-2-2003 en el que Moreno Delgado osó no expulsar ni amonestar a Pablo Alfaro por un pisotón que Michel Salgado exageró debidamente ¿las clases de arte dramático se entrenan también en Valdebebas?. Por eso se entiende el canguelo que a alguno del colegio arbitral le entra cuando pisa el escenario del “miedo escénico”.

Si extendemos “acontecimientos” similares a Nervión la lista de colegiados sería incluso superior: López Cuadrado, Merino González, Gª. de Loza, Iturralde González, Undiano Mallenco y alguno más en la memoria de cualquier sevillista. Sólo en choques contra el RMCF.

Como no vi el partido, no puedo sacar una conclusión clara sobre el juego y las posibilidades de nuestro equipo en el Bernabéu. Las jugadas de marras pueden ser discutibles para un aficionado madridista solo si las ha visto en TV, pero esa percepción a nosotros no nos interesa. Si hay bloqueo de Gudelj a Militao ¿Cómo se explican entonces los varios goles de Ramos en el minuto 93, en finales, y alguna contra nosotros? ¿No fueron esos tan cacareados y ensalzados goles fruto de una táctica muy trabajada de doble bloqueo a los defensas rivales para que Ramos rematara a placer y fuese héroe una y otra vez? Lo que la afición, cuerpo técnico, plantilla y directivos del SFC tienen claro es que si las dos jugadas en cuestión son al contrario ambos goles suben al “score”.  Y ahí está la clave de la protesta que tan mal ha sentado en el gigantesco “entorno” del RMCF. Poco ha dicho Monchi ante la periodista local que lo entrevistaba.

Tamaña parcialidad la percibe todo el sevillismo y todo aficionado que no sea del RMCF o anti-sevillista. Pero es que el descaro es tal en el análisis de las dos acciones que ya se pregona abiertamente que fue el SFC quien encima salió beneficiado. A eso se llama volver la oración por pasiva. Alguien me avisó anoche sobre declaraciones en un programa televisivo que jamás veo, aparentemente de fútbol pero más próximo a la telebasura, conducido por un “showman” autoritario hasta reducir a sus colaboradores en colaboracionistas. Sin demasiadas ganas lo sintonicé y ahí estaba el tal “showman” especulando con que la vida de Militao pudiera haber corrido peligro en la acción con Gudelj. Insisto, ¿Dan clases de Arte Dramático en Valdebebas?. ¿Se puede ser mas manipulador?.

¿Que Monchi estaba en el área técnica en el descanso donde no debía? ¿Y por eso merece la pena de linchamiento mediático al que está siendo sometido? En tal caso, ¿cómo habría que calificar el descenso de Valdano al vestuario de Iturralde González el 12-2-2004 durante la vuelta de una de las semifinales de aquél año? ¿Qué dirían los de la Brunete Mediática de la capital si desde Sevilla se injuriase, como se está haciendo ahora con Monchi, dos símbolos del madridismo (Bernabeu y Di Stéfano) por la presión que hicieron al colegiado Blanco Pérez (con tales apellidos cómo iba a perjudicar al RMCF) en la final del Carranza de 1958 para que Campanal II abandonase el césped?

Se ha llegado ya a un punto en el que no existe ni el derecho a la queja. Antes, Luis de Carlos o Mendoza, y ahora Pérez, nos mandan silencio llevándose el índice a la boca a través de las muchísimas terminales informativas que orbitan en torno al club de la Castellana. Que Ramón Rodríguez declare que nunca le van a quitar la ilusión, ¿es una provocación? Ya estarán estudiando la forma para ver si los innumerables comités, observatorios y agencias contra la violencia que vivaquean en torno al fútbol castigan como se merece al director deportivo del SFC que ha tenido el atrevimiento de criticar al club del que viven. Ellos ponen en la diana a quienes les parece:  árbitros, federativos… Vean, y lean, esta portada si no, pero los demás hemos de callar.

No fue portada Muñiz Fernández en el Martínez Valero cuando decretó un penalty más que dudoso en el minuto 95 que significó la derrota del Elche CF ante el RMCF en la 2013. Tampoco lo fue Martínez Munuera al expulsar a Aspas tras ser arrollado por Ramos en Balaídos. No sufren las iras del madridismo quienes a pesar de ser expoliados callan, no cito, además, sarna con gusto no pica. Y si nos vamos a Europa, que pregunten en Munich, en Turín , en Dortmund o en Londres, distrito de Tottenham. No somos los únicos.

En cuanto al SFC, nada útil para desestabilizarlo es desdeñable, incluso cuando ganan: jugadores en la diana, afición violenta, miembros del Consejo, “slogans” de peñas, hasta la publicidad en alguna ocasión, han sido linchados por el “entorno” madridista. En ese sentido va el formidable escrito de hoy en “Muchodeporte” de Javier Santos. Ahora toca el turno a un símbolo vivo del Sevillismo, Don Ramón Rodríguez Verdejo.

Escribí no hace mucho que el VAR-VOR recibiría críticas hasta que fuese controlado por los de siempre. Ya ha llegado ese momento. En su indefinición sobre las acciones dignas de enjuiciamiento o no, ahí está el beneficio, en este caso, para el RMCF. Y volverá a ocurrir, como antes directamente sobre los árbitros, luego a través de comités disciplinarios que entraban “de oficio” emboscados tras la “alarma social” para desgastar a la afición, a sus jugadores, a sus directivos, ahora a un símbolo vivo del club. Volverá a ocurrir, con el RMCF o con el resto de miembros del Duopolio+1, en el RSP o en el Bernabéu, y debemos estar preparados. Volverá a ocurrir, si no con Martínez Munuera y Soto Grado, con nuevos colegiados, como antaño fue con los Gª. de Loza, Iturralde o Undiano. Y si no es con árbitros, volverá a ocurrir con el invento mecánico o jurídico de turno. El derecho al pataleo queda proscrito en la LFP sobre todo si se trata de un debate contra el RMCF. Y se está en el camino correcto cuando ya, desde las instituciones del club, se desea zanjar la polémica. Caparrós decía durante el tardo-loperismo que los derbis en el otro club de la ciudad duraban demasiado.  No caigamos en el mismo error.

  • Pablo NA

    Suscribo todo lo dicho, pero además José Ramón habría que decir que con toda la maquinaria mercenario mediática del Madrid CF lo que están provocando es una unión sin excepción de todo el sevillismo, y que, si no me equivoco, hoy se podrá evidenciar en el Ramón Sánchez Pizjuan. La ilusión no nos la quitaran y el orgullo de ser Sevillista tampoco, porque eso se lleva en los genes, de aquí del Sur, de Despeñaperros para abajo.

    21/01/2020

Los comentarios están cerrados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies