Cabecera Columnas Blancas
image
ALEJANDRO CADENAS 28/01/2020

Somos como somos

EL SEVILLISMO, bajo mi modesta opinión, muestra unas formas de entender y amar a su equipo parecidas a aquella novela de la escritora australiana Colleen McCullough: EL PAJARO ESPINO.

Uno que calza ya muchos años de futbol, recuerda como cuando a finales de los 70 y en los 80 el equipo deambulaba más mal que bien por las competiciones y como cada vez éramos más. Uno se preguntaba ¿Qué anima a esta gente a seguir a este equipo? ¿Qué satisfacción nos da este club para seguir con esta FE eterna?. Aquí creo viene a cuento la leyenda del PAJARO ESPINO. Mientras más nos hacía SUFRIR, más lo QUERÍAMOS. Mientras más fracaso, más apoyo. Mientras más intrascendencia, más IMPORTANTE era para nosotros.

Pienso que el gen SEVILLISTA, ese que se traslada sin cordón umbilical de abuelos y abuelas, de padres y madres a hijos e hijas, a nietos y nietas, algo debe tener para que los SEVILLISTAS queramos tanto lo nuestro y a los nuestros. Poseemos un instinto primitivo, que nos hace seguir a nuestro equipo allá donde vaya, donde juegue, devoramos noticias de nuestro club como si fuésemos hienas con su presa. Lo dejamos todo por ir al RSP a verlo jugar, nos gastamos hasta lo que no tenemos por apoyarlo en terrenos hostiles y mientras más hostiles son, más nos crecemos. Nuestras voces se hacen más fuertes y poderosas donde más nos odian y sepan, que nos gusta que nos odien. Ódiennos, mientras más mejor, vuestro Odio es nuestro orgullo.

Digo todo esto por los últimos acontecimientos producidos tras el partido del Bernabéu. Espero que más allá de nuestra ciudad, hayan aprendido la lección. Los Sevillistas podemos criticar a nuestros jugadores, a nuestros Directivos o Presidente, a nuestros técnicos y entrenadores, nosotros somos así, exigentes y criticones con todo lo nuestro, pero con cariño y mirando lo mejor para nuestro club. Pero, ¡¡Eh amigo!!, como vengan los de fuera a CRITICAR A UNO DE LOS NUESTROS, por ahí NO, a los NUESTROS NI TOCARLOS CON MALA BABA. Ahí, si tenemos que apretarnos contra las ESPINAS, nos apretamos, si tenemos que sufrir con él, nos UNIMOS, a uno de los nuestros lo atacamos nosotros, que sabemos hacerlo. Los de fuera limítense a atacar a los suyos que mucho tienen por donde hacerlo. Sepan que sólo han logrado unirnos más y hacer piña contra los que vienen a hacernos daño, señalando a uno de los nuestros, con nuestro mismo SENTIMIENTO, como si quisieran ponerlo en la diana para que fuese la victima propicia. Sólo han conseguido hacer más fuerte su Figura y lo que significa ésta y puede hasta que tome aún más dimensión.

Orgulloso y siempre enamorado de los míos, los de colorado, me quito el sombrero, me pongo de rodillas y grito: ¡¡con los míos, avanti siempre!!. Aquí, un pájaro espino más. POR QUE SOMOS COMO SOMOS!

You might also like

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies