Cabecera Columnas Blancas
image
QUIQUE DE LA FUENTE 13/01/2020

Qué coraje, killo

Ahora estamos calentitos con el tema Dabbur y la gente indignada porque se va sin oportunidades, que ni cuando se fue Suker dio tanto coraje, y hablando de coraje…

Somos muchos sevillistas y por ende, hay de todo y ni la mejor la afición del mundo se iba a librar de tener a gente pa tó –voy a hacer una clasificación de la gente que tenemos pa descambiarla-, se podría escribir un libro. Por eso, se me quedarán atrás much@s, así que pondré los que mas coraje me dan, y seguramente, estaremos de acuerdo en mucho.

Empezamos con el nivel, gente que dan coraje:

L@s que arrebañan el agua o bocadillos de los compis, hermanos… este tipo de sevillista que nunca se llevan nada, porque según ell@s, no tiene hambre, ni sed, que ya esperan y cenan en casa… pero arrebaña, cual ave carroñera con to lo que pueda, «kill@ un buchito namá«, «un bocaito», «échate una pipas»… después llegan a casa y ya se toma el yogurt y a dormí l@s muy mamo…

L@s que llegan una hora antes al estadio, namá abren ya están ahí dentro, pero kill@, que no te van a quitar el asiento, hace 20 años sí, pero ahora están numerados cojones, no me seas fatiga, tómate algo antes de entrar chiquill@ que se te va queá el culo cuadrao.

Los que en un tiro a puerta del Sevilla, que aunque pase a 5 metros de la portería, gritan uyyyy, ¿Uy qué, cojones? Si por poco sale de banda.

¿Y qué me decís de cuando es al contrario? Cuando nos crean la ocasión, en este caso, las mujeres, normalmente ya puretillas parriba, con los chillidos que parece que va a coger un toro a su hijo,. No sé qué da más susto, el grito de la señora o Messi al borde del área.

Los que critican a Biris Norte porque no están animando como otras veces y a él/ella precisamente no se le ha ni visto tocar las palmas, ni pa sacudirse la sal de las pipas.

L@s que te dicen «yo paso de ir al estadio killo, es un coñaso pa salir después, llegas tarde a casa, a esas horas hace frió, yo lo veo mejor en la tv, ves la repetición»… y le dices al día siguiente.

-Killo tengo un carné de sobra pa el partido que viene ¿te vienes?

Aro, ¿a qué hora es?

-A las 21:00 el domingo (y en febrero, frío y siguiente día lunes)

Aro killo, de arte ¿quedamos a las 20:00 no?

El que pierde la bufanda tras el partido -siempre hay alguien que pierde una bufanda- pero ojo, no una bufanda cualquiera eh, una con más historia que Inglaterra, se la regaló su abuelo en el lecho de muerte… se la hizo la abuela a mano de regalo de su comunión… es la de la final de Eindhoven, ¡Po cuídala cojones! ¡O déjala en tu casa enmarcada!

El demasiad@ optimista o agorer@: ni le vamos a meter 3 fácil al Madrid, ni vamos a pegar un petardazo con el Alcorcón en copa killo. Alguna vez pasará, pero será algo inesperado, no es algo que tú solo ves venir, ya estarías forrad@ en las apuestas cojones, pero cuidao, que el día que acierte… ojú, no te va da , madre mía la que te espera…

-¿Ves?, te lo dije…

– Me lo llevas diciendo 10 años to los domingos cojones, alguna vez tendrá que ser, ojú chiquillo.

Los que se van 3 minutos antes, ya puede ir empate y que la victoria te da el pase a la final… aquí lo importante es no pillar atasco. Pero chiquill@, es como si te tragas el pasapalabra y te vas justo en el rosco, este tipo de personas son lo que se comen el cucurucho del helao y tiran la base crujiente del final del cucurucho. ¡Cuidado!, no son personas de fiar, en su cabeza hay algo que no le deja acabar de disfrutar, como si su cabeza la manejara su suegra.

Y me despido con algo que me da mucho coraje sobre todo por los bajit@s o niñ@s, estar atentos a esto a partir de ahora, veréis que curioso.

Los de delante que se levantan en una ocasión de gol, y te pierdes ver el gol o el remate. Aquí hay una norma no escrita (fijarse a partir de ahora): no es que se levanten porque está a punto de marcar el Sevilla. No, porque es curioso, esto solo pasa si es en la portería que te cae cerca, cuando es la lejana, no pasa. Que alguien me explique el por qué, yo todavía estoy buscando la respuesta, a no ser que el gol en portería cercana vale doble y todavía no me he enterado.

Los que parecen que han venido a comer y se han encontrado con un partido de fútbol, era más de otra época, pero recuerdo a uno, normalmente de pueblo, que venía al Sevilla a ponerse totalmente «púo». Pedazo de bocadillo, la bota de vino, queso… venga a sacar comida ahí, pero killo, ¿tanta hambre te da el fútbol?. Todos sabemos que en el descanso entra de arte el bocadillo pero es que lo tuyo no es normal, parece vienes patrocinado por un supermercado.

You might also like

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies