Cabecera Columnas Blancas
image

Los misioneros de la fe blanca

Lo malo de tener que jugar contra los equipos capitalinos no es el partido en sí, sino las prolongadas secuelas que deja, independientemente del resultado y del escenario en el que se juegue. La matraca días y días de los medios afines (oficiales y simbiotizados) a los dos clubs madrileños es para analizarla. Reporteros que se dicen periodistas deportivos, azotan inmisericordes como misioneros a quienes osan refutar las verdades y valores de las instituciones de sus amores.

Esta vez, nos ha tocado la ira de los de la fe blanca de Concha Espina. Ya lo de menos es si las jugadas en cuestión fueron arbitradas correctamente, sino las declaraciones post-partido a preguntas un pelín impertinentes de la reportera que cubría la información: “Monchi, tras 13 años sin ganar aquí”… “Monchi, te veo muy enfadado”, “Monchi, con el reglamento en la mano la jugada de gol del empate”… Preguntas que si no van destinadas a meter un poco el dedo en el ojo pues que baje Dios y lo vea. Pero no, ¡Virgen Santa! Un director deportivo que representa a un club tiene que tener la cabeza fría y no decir ciertas cosas. Así, en caliente, recién acabado un encuentro con derrota, con jugadas polémicas, y va la señorita reportera y le suelta a Ramón tales cuestiones, y encima se espera de él que no resuelle.

Nunca dijo que el “rdm” roba entrometiéndose en las canteras de todos, que soborna, que manipula las competiciones españolas con sus otros dos “colegas” del duopolio+1 percibiendo más dinero por un espectáculo del que forman parte todos los de la LFP, que pone en la diana a cualquiera de las instituciones futbolísticas que no sean de su fe o no le bailen el agua, que se beneficia de vivaquear en la capital de España, nada de eso dijo. Ya todos sabemos que no es tanto lo irónicamente dicho en el contexto de la conversación con la entrevistadora local sino quién las pronunció, dónde y la resonancia mundial que han tenido sus palabras.

Las respuestas de Ramón Rodríguez han desatado las fuerzas volcánicas de todo el nacional madridismo mediático y sus satélites aunque algunos no profesen la religión que predica el padre Pérez, pero da igual, comen de lo mismo y hay que educar a estos sureños ¿Qué se han creído?. Hasta el martes por la noche, tras el choque de Copa contra el Levante UD, han estado con la monserga: ¡Que tiene que pedir perdón! ¡que si vas a recomendar al Levante que retire a su equipo! Hasta en las entrañas del RSP otra informadora inquiría al entrenador visitante sobre esta cuestión. O se humilla implorando clemencia, o su condena en la hoguera de las vanidades de la capital del reino tan influyentes en todo el planeta futbolístico español será eterna.

Hay adalides de la fe merengue siempre en modo huracán Kathrina, que, dándose golpes de pecho, gesticulan y vociferan hasta quedarse afónicos  predicando que su “rdm” es el club de toda España. Será de la España cateta, que lamentablemente aún queda mucha, será el de la España que negocia en el palco de Chamartín, será el de la España de los “leaders” de partidos políticos, o la que dirige las grandes cadenas mediáticas de este país. Cuando se dice eso, debería pensarse que se está faltando el respeto  al menos a medio millón de abonados de todos los clubs de la LFP, y no cuento ni a los simpatizantes de los mismos ni a los socios de algunos clubs que de momento están fuera de la LFP pero que solo tuercen por los equipos de sus ciudades, sin ningún 2º equipo que concite sus simpatías.

Otro de éstos, mi tocayo y ex-gurú de nocturnas ondas, no podía faltar en este coro de plañideras desempolvando los viejos insultos a algunos de nuestros profesionales que profirió hace ya más de una década. ¿Qué vela se le habrá perdido en este entierro? ¡Si su religión es otra! ¡si es el gran chamán de los aborígenes del Salvaje Oeste! ¡si cuando suda a su ropa interior le salen rayas rojas y blancas! ¿A qué viene tanta lección?. ¿Es que no tiene otra forma de recuperar audiencia? Nadie sabe ya desde donde emite, pero él, empeñado sigue en adoctrinarnos en un credo que no es el suyo. Creo sinceramente que su visión de España y del fútbol español, como a sus colegas también les ocurre, está desenfocada y no alcanza a ver más allá de Tres Cantos por el Norte, de Coslada por el Este, de Getafe por el Sur, y de Majadahonda por el Oeste.

No me olvido de “huanmanué”. Nunca veo el vodevil televisivo del que es colaboracionista, ni sé ni me interesa lo que allí haya vomitado por ese piquito suyo, pero, sin saber por qué, ha aparecido en mi móvil un panfleto suyo en un periódico digital al que ni leo ni estoy suscrito. Tacha a Ramón Rodríguez de medroso ante la tribu y que por eso no pide disculpas. ¿Y él, a qué y quién tiene miedo? ¿Al santón de cara descolgada, sumo sacerdote de su religión? ¿Es que a ese, que vendió a quien les sacaba las castañas del fuego para recuperar como sustituto a uno que él mismo excomulgó de su meseteña fe, solo por birlárselo al SFC, no hay nada que criticarle? ¿O es acaso miedo a la tribu blanca que se instala en uno de los goles de su santuario disfrazados de estudiantes de Medicina de los años  cuarenta? ¿A su otro jefe, el showman, es al que teme? Creo que frecuenta demasiadas visitas a La Bola o a La Daniela y que las ingestas de cocidito le están perjudicando lo poco que le queda de sentido común.

Finalmente reconozco como admirable la “imparcialidad” que en todo este asunto ha tenido TVE. El momento estelar fue el Martes por la noche (Estudio Estadio) tras el partido contra el Levante UD. Ahí es nada cómo su presentador y los contertulios supieron combinar el derecho a la información, la libertad de opinión y expresión, con la objetividad y la imparcialidad en la fricción entre dos clubs de España, valores que se presuponen fuertes en cualquier informador deportivo y más en una TV pública que pagamos todos los españoles. De “chapeau”, vamos.

Pues nada, que sigan diciendo amén a las homilías del padre Pérez y se encampanen cada vez que él predique desde su púlpito, nosotros aquí estamos y seguiremos. Mil veces nos ganarán pero no nos callarán. Cumplimos 130 años, y llevamos sobreviviéndoles, a pesar de sus persecuciones, 118. Yo apostaría a que lo seguiremos haciendo. ¿Qué les duele? ¿Qué un gaditano de la vieja Isla de León no profesa la religión florentina y es capaz de denunciar sus abusos? Pues es lo que hay. ¿Que el “rdm” no cederá o traspasará futbolistas al SFC? Hay vida sin él. ¿Qué va a romper relaciones si no hay disculpas? Preferiríamos que no, como con ningún club de la LFP y del Mundo, pero si así lo quiere su sumo pontífice, pues sea, tampoco nos importa.

Sabemos el daño, sobre todo a nuestra imagen, que las pastorales y encíclicas emitidas desde el Vaticano del Paseo de la Castellana aún nos pueden hacer, así ha sido siempre de todas formas, estamos acostumbrados. Pero hay una cosa cierta: desde el sábado 18-1-2020, hacia las 18´00 horas más o menos, los dogmas del padre Pérez están en entredicho para todo el Mundo. La herejía avanza.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies