Cabecera Columnas Blancas
image
JUANMA DÍAZ 02/12/2019

Disfrute vs sufrimiento

Día de partido. Día para volver al Sánchez-Pizjuán. Día para disfrutar. Los que respiramos en sevillista así debemos sentirlo. Partido contra el Leganés, colista, 12 de la mañana, día regulero meteorológicamente hablando y confiados en conseguir una nueva victoria en casa, habida cuenta del buen momento de nuestro equipo y del mal momento que atraviesa nuestro rival. Parecen ingredientes suficientes para poder disfrutar.

Uno ya disfruta desde que empieza a sonar el himno del centenario, la gente lo canta y extiende sus bufandas arriba, aunque es cierto que quizás por como estaba el día de desapacible o por la hora, sonó menos que otras veces. Pero nosotros queríamos disfrutar…

Alineación bastante habitual con los consabidos cambios obligados de Fernando y Ocampos. Portería para Vaclik, línea defensiva formada por Navas y Reguilón por los laterales y Koundé y Diego Carlos como centrales. En el centro del campo Jordán, Banega, Óliver Torres y el mudo Vázquez. Y en la delantera Nolito y de Jong.

Empieza el Sevilla controlando el partido, con mucho toque en el centro del campo y muchos desplazamientos de balón, aunque creando poco peligro pues el Leganés estaba bien situado en el campo, rocoso defensivamente y se creaban pocas ocasiones. La mejor un taconazo de de Jong que se va fuera por poco.

Así llegamos al descanso, con dominio sevillista pero sin moverse el marcador. El Leganés prácticamente ni tiró a puerta en esta primera mitad. Podemos decir que no disfrutamos mucho.

La segunda parte empezó con alguna ocasión clara del Leganés, que por primera vez se acercaba al portal de Vaclik… y empieza el murmulleo en la grada. Sin embargo, quien acierta con meter el balón en las redes es Diego Carlos para el Sevilla -otro partidazo del central y van…-. Como dice un amigo mío: ¡Qué poquito nos va a durar el fibroso central vestido de sevillista! Júbilo en la grada y disfrute.

Pero a partir de ese momento el partido entra en una fase distinta. Nos toca sufrir. Una vez más. Y es que poca gente entiende cómo jugando en casa contra el colista, con el marcador a favor 1-0, lo que toca es sufrir. Juego embarullado, muchos parones y faltas, alguna que otra tangana, comprobar el feo detalle del equipo visitante de no devolver el balón tras echarlo fuera para atender a un jugador… Se pone el partido espeso y feo… y encima sufriendo, porque en cualquier jugada te pueden empatar. Y Lopetegui quita a de Jong y saca a Sergi Gómez. Entra un defensa por un delantero. Pitada desde la grada. Y así seguimos con el sufrimiento hasta el final del partido, con una última jugada en la que hasta el portero Cuéllar sube a rematar.

Se acabó ganando, pero sufriendo. Y no es el primer partido que pasa. Tenemos que estar contentos porque estamos ahí arriba con 30 puntos, que ya quisieran muchos equipos. Pero creo que nos merecemos sufrir menos, porque tenemos plantilla y equipo para eso y para más y porque uno va al Sánchez-Pizjuán para disfrutar. ¿A que sí, sevillista?

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies