Cabecera Columnas Blancas
image
EFE

Mi sueño pre-derbi

El primer derbi de la temporada llega en un momento deportivo dispar para los equipos sevillanos. Mientras el Sevilla FC pelea en los puestos más altos de la tabla y cumpliendo con los objetivos marcados a principio de temporada, el rival se quema en las profundidades de la clasificación y con su afición acogotada viendo como le patinan los cables del ascensor que esperan que los lleve hacia arriba.

Entre muchos sevillistas de los que conozco se extiende la opinión de que, en los derbis, el Sevilla FC tiene mucho más que perder que ganar. La victoria sevillista son tres puntos para el zurrón y a seguir con nuestra vida, pero un simple empate o la derrota supone tener que soportar la guasa de los aficionados rivales hasta el siguiente derbi como si fueran ellos el mejor equipo de la historia del fútbol en el sur de España. Porque gloria deportiva no tienen ninguna, pero guasa les sobra para dar y regalar.

La diferencia deportiva actual entre el Sevilla FC y su eterno rival es muy grande, por mucho que desde los medios deportivos de esta ciudad la traten de acercar lo máximo posible. De hecho, en los últimos años, los sevillistas desde la grada han llegado incluso a pedir “un derbi digno, queremos un derbi digno…” viendo cómo los once alfareros de Nervión, año sí y año también, modelan como les place a unos rivales de arcilla que, como los Guerreros de Terracota, suelen tener más presencia que utilidad.

Pues sí, llega un nuevo derbi.

Y como en todos los derbis, tengo un sueño. Y como sueño que es, lo cuento sin querer pecar de prudencia, sin hablar de los tantos condicionantes que se dan en un partido para desequilibrar la balanza de un lado o de otro. Los sueños, sueños son y en el mío para este derbi veo al Sevilla FC saltando al campo de rojo, ese rojo pánico para la grada de Villamarín. Y veo a mi equipo arrollando a su rival, en su campo y entre su gente, con los “oles” en cada pase de esa legión de 700 fieles enfervorecidos dentro de la “jaula” llevando en volandas al equipo a ganar. Veo un final de partido con un resultado abultado a favor de los de Lopetegui, con sus jugadores en piña aplaudiendo hacia la cuña sevillista del graderío, con esos locos y locas de la cabeza haciendo que el “Forza Sevilla Campeón” suene por encima del estruendoso ruido de fondo del himno local con el que nos deleitan en cada final de derbi en La Palmera.

Estoy seguro que al revés también soñarán algo parecido los aficionados rivales. Pero realmente creo que el mío tiene muchas más probabilidades de hacerse real que el de ellos…

You might also like

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies