Cabecera Columnas Blancas
image
EDU SANIÑA 01/06/2020

Año I de República Sevillista

Ha pasado un año y parece que fue ayer. Era un sábado de esos soñados para los futboleros empedernidos como el que os escribe: Final de la Champions en Madrid, penúltima jornada de Segunda División, playoffs de ascenso a Segunda y Segunda ‘B’. Era día de ordenador y preparación de la jornada que venía. El Utrera -qué casualidad- se jugaba el pase a la semifinal del ascenso ante el Antequera y tocaba ver la previa y analizar todo lo que había pasado la semana anterior. Entrando la primera hora de la tarde sonaba el teléfono: ‘Edu, te voy a decir algo que no te va a gustar’ así empezaba la llamada que nunca hubiese querido tener. ‘Joder, no me asustes y habla que me pillas liado’, respondí. ‘Reyes ha muerto en un accidente de coche’. Y colgué.

Fueron dos minutos, máximo tres, mirando la pantalla sin reaccionar, con esa sensación de congoja, rabia y esa pequeña ilusión de que todo fuese mentira. Volví a llamar para que me explicase, pero bastaron dos minutos para asimilar la noticia. Los mensajes en WhatsApp y la noticia corriendo por las redes sociales eran puñales que se clavaban.

Lo de esa tarde ya es una historia negra más para nuestra ciudad y nuestro Sevilla FC. Siempre he dicho que tengo la suerte de pertenecer a la ‘Generación Reyes’. Prácticamente mis primeros recuerdos futbolísticos eran sus comienzos. El primer ídolo. Una generación que vivió su carrera como algo propio desde su paso por el Arsenal hasta sus últimos coletazos en el Extremadura.

La rabia, la impotencia y la incredulidad se juntaron aquel fin de semana. Esa última despedida fue jodida. En lo profesional tuve la suerte de coincidir con él varias veces y era espectacular la cercanía que trasmitía. Siempre una sonrisa, siempre unas palabras. Creo que no he escuchado a nadie hablar mal de Reyes, y ese es un título del que no muchas personas -y más ahora en este podrido mundo del fútbol- pueden presumir. Su fútbol lo resumo en una frase que escuché en un grupo de WhatsApp aquel trágico fin de semana: “Si Reyes hubiese decidido algún domingo sentarse en una silla en el centro del campo del campo, también hubiese salido ovacionado por su gente”. Y era así, ni más ni menos. Reyes fue una de las primeras piedras del resurgir del Sevilla y cerró el círculo levantando la quinta UEFA Europa League en Basilea. Entre medio, varios derbis, un gol ‘maradoniano’ al Valladolid, aquel bocado prohibido de Paco Gallardo, el incidente con la pica, la celebración subido en el autobús tras el ‘Euroderbi’ o la mejor asistencia que yo he visto en una final europea, la de aquel gol de Bacca en Varsovia.

Si hablamos del canterano, me quedo con las palabras de Pablo Blanco, sin duda: ‘Reyes ha sido el mayor talento salido de la Carretera de Utrera”. Y si lo dice alguien que lleva más de 30 años viendo a cientos de miles de canteranos, pues ¿quién soy yo para llevarle la contraria?. Era el ejemplo de jugador de club elevado a infinito. La estrella que sale en el peor momento económico de la entidad, que ayuda con su venta a sanear la entidad y que acaba volviendo para tocar plata con el equipo de toda su vida. Si eso no es lo que sueñan todos lo que día tras día van a entrenar a nuestra Ciudad Deportiva, poco les falta.

Pero hoy hace un año que aquella estrella pasó, antes de tiempo, a convertirse en leyenda. 366 días de uno de los más duros para el club en su historia. Un año desde que Sevilla perdió a su Rey.

CARLOS ROMERO 29/05/2020

De cómo hacer historia en pijama estampado

En alguna ocasión, alguien, en una de esas puyitas que algunos necesitan para reivindicarse cuasi adolescentemente ante su fatalidad futbolística habitual, dijo que al Sevilla FC le faltaba literatura, que no tenía quien le escribiese. El buen hombre igual aún no se ha enterado de que un equipo de fútbol no está para que le escriban, que un club de fútbol grande no necesita de poetas que resalten cualidades inexistentes; que el fútbol es competición, y que un club no está tampoco -precisamente- para que alguien lo envuelva artificialmente en un halo de leyenda, pues las leyendas, como la sevillista, se curten y se fabrican en el campo de batalla bajo el velo de las noches mágicas de Nervión con goles de ensueño. Y eso no quita que después se describan, para que los hechos no se pierdan en la noche de los tiempos y lleguen impolutos a las futuras generaciones, pero a ningún seguidor blanquirrojo le quitarán la ilusión de volver a vivirlo una vez más, y así por los siglos de los siglos.

Sobra la obviedad, aun así, el Sevilla FC gozó siempre de literatura de primerísima calidad. La belleza es pre-existente, tan solo se necesita de los mejores artistas para que la expresen, como los Otero, Blázquez, Elido, Juan Tribuna, Barbeito, de nuestros queridos Félix Machuca y el niño Aguilar, entre otros grandes, cuyas excelsas plumas, como si de finos pinceles se tratasen, plasmasen los mejores óleos de tintadas blancas y rojas del equipo de la ciudad que la Giralda abandera.

Orgullosos pues, pero como aquel que sólo venía a hablar de su libro y todo lo demás le venía al fresco, yo venía hoy a hablar de una de esas imágenes románticas que el fútbol sevillano, sevillista para más señas, nos dejó para la posteridad aquel personaje del que aún desconocemos su nombre, pero esencial en aquel primer partido jugado en España entre clubes legalmente constituidos, el 8 de marzo de 1890.

Cuenta la crónica del Dundee Courier and Argus de 17 de marzo de 1890, sobre el equipo sevillista, haciendo referencia a aquel partido frente al Huelva Recreation Club en el Hipódromo de la Dehesa de Tablada:

La hierba estaba en muy buenas condiciones a pesar del persistente aguacero, comenzando a las 4:45 ante alrededor de doce decenas de espectadores. Los jugadores presentaban un aspecto variopinto, con todas las equipaciones en regla, salvo el ala izquierda nuestra, que nunca había tenido el honor de pertenecer a un club atlético, y se presentó con traje de noche, en forma de un fantástico pijama estampado. Fue recibido entre carcajadas burlonas y bautizado por los nativos como el “Payaso Yugles”.

La alineación sevillista estaba clara: Sr. Maccoll (Capitán), Sr. Logan, Sr. Stroulger, Sr. Ritson, Sr. Annodall, Sr. Mondy, Sr. White, Sr. Welton, Sr. Grieg, y un sustituto, siendo este último el que probablemente apareciese vestido para la ocasión con ese pijama estampado que tanto llamó la atención de aquellas “doce decenas de espectadores” que compusieron también la primera afición de España de un equipo legalmente constituido y dedicado exclusivamente al fútbol, la sevillista.

Está claro que el hábito no hace al monje, Yugles no fue un personaje baladí, aunque el primer gol conocido en España corresponde al sevillista Ritson, sería nuestro excelso clown el que marcaría el segundo, ganando finalmente a Huelva por 2 goals a 0, convirtiéndose así el Sevilla FC, igualmente, en el primer club de la historia en ganar un partido.

El juego resultó de lo más agradable, con dos partes de treinta y cinco (minutos), terminando con victoria para Sevilla por 2 a 0. Ritson hizo el primero, seguido poco después por el “Payaso Yugles”, de forma inesperada para todos, y no menos para él mismo.

Clown de finales del siglo XIX

Tras el partido, los contendientes se citaron para celebrar el encuentro, y el Sevilla Football Club ejerció como anfitrión, siendo muy probablemente y en buena parte inconscientes de lo que acababan de iniciar en este país y la repercusión que ello tendría más de un siglo después. La crónica nos sigue contando lo siguiente:

Después de una suntuosa cena, en parte española y en parte francesa, con ligeros tintes británicos en el menú, el Sr. Edward Johnston, que presidía, con unas palabras bien escogidas, brindó por nuestra Reina, el Príncipe de Gales, y la Familia Real, así como por la Reina Regente y el joven rey de España, con especial sensibilidad por la reciente enfermedad de Alfonso XIII. Sobra decir que tras los brindis se bebió con el entusiasmo debido. La velada transcurrió agradablemente con brindis, cantos y emoción. Ni siquiera el fracaso del “Payaso Yugles” en su intento por mantener el equilibrio sobre una silla vacía estropearía la armonía de la reunión. Es probable que Sevilla visite Huelva en unas pocas semanas, y esperamos con interés que se repitan unos momentos tan agradables como los que Huelva ha vivido aquí; y seguramente, la inauguración de este juego en esta parte del país será seguida por otras organizaciones similares en todo lugar donde exista una colonia británica en España.

La primera crónica del fútbol constituido en España sólo puede tener como protagonistas a los primeros clubes que lo jugaron, y al igual que ellos en su momento, nosotros mismos hoy en día, igual no somos del todo conscientes tampoco de la importancia de haber sido los protagonistas de estos hechos históricos.

“Tarde de gloria en Tablada”, Sevilla Football Club, óleo sobre lienzo, 1890. En la pintura se refleja un hecho histórico para gloria de la ciudad, de Andalucía, y por ende del país, nada fue un invento.

El ERTE

Al escucharlo en un programa radiofónico cuando se produjo pensé que, en la forma en la que se enfocaba y siempre con las odiosas comparaciones hacia el eterno rival, era un hito más hacia la denigración de la imagen del SFC de todos los que se vienen produciendo desde 1958. Más que los calificativos empleados hacia la entidad (“Impopular”  de Juan Pelegrín en Mundo Deportivo, 5-5-20), fue el sesgo erosivo usado contra el club.

A la sazón nos salió la Ministra de Trabajo (Yolanda Díaz) con una declaración de intenciones  de “su gobierno” sobre el mismo asunto e indicando que no es compatible el reparto de dividendos con un ERTE. Rápidamente, la sección deportiva de un diario digital, con colaboradores que a menudo sacan las miserias, ciertas o no, del SFC, se ha hecho eco de las declaraciones de la titular de Trabajo, y pregonadas luego en el altavoz de la cadena radiofónica referida arriba y más oída (no entiendo por qué), en Sevilla. La oigo poco, pero en estos tiempos de encierro, se vuelven a hacer cosas inesperadas, también digo que ya no la he sintonizado más.

Me estoy refiriendo al ERTE que el SFC aprobó el 8-4-2020. Respaldado por Javier Tebas, es decir, por la patronal de nuestro fútbol, y  aprobado por la Junta de Andalucía el pasado 15 de abril, y un acuerdo con la plantilla del primer equipo para la rebaja salarial suavizó las condiciones al resto de los empleados del club. Ya escribo que mi primera reacción fue de furia por el tratamiento de la noticia, sin embargo, ya con mejor información, mi segunda reacción es más sosegada. Vi, que alguno de los periodistas de la sección deportiva del diario digital referido, ponía a la Sra. Ministra en su sitio, y eso, antes de salir el artículo 5.2 del Real Decreto Ley 18/2020 publicado por el Boletín Oficial del Estado (BOE) de este miércoles 13 de mayo, que especifica que las entidades acogidas a ERTES no pueden repartir dividendos del ejercicio 2019-20.

El ERTE puede ser criticable según se mire con el cristal de la legalidad vigente o con el de la ética. La abundante prensa carroñera contra el SFC usa el 2º cristal, el de la ética: un club que alardea de su saneamiento económico no debe acogerse a un ERTE creando inseguridad en sus muchos empleados que no son la primera plantilla profesional, y mucho menos repartir dividendos entre sus accionistas. Veamos: hay accionistas y accionistas, los grandes capitales pueden verse perjudicados si no hay más reparto de dividendos, mas también puede que la “pax social” acontecida en vísperas de la última AGA de 30-12-19 lo fue porque las grandes familias que integran el Consejo de nuestro SFC ya se lo han repartido todo, pero a los propietarios de pocas acciones, el repartir o no dividendos no va a ser determinante para renovar o no su abono. Por otro lado, no todos los empleados del club sufren el ERTE.

Sin embargo, la variante legal del ERTE se comenta con la boca chica. El SFC, si tiene estabilidad y liquidez económica, es porque no despilfarra, es la realidad. Puede que quien no se haya acogido a esta medida excepcional, tenga hasta dificultades para subsistir en la “post-pandemia”. Dieciséis clubs de la LFP y 41 de 2ªB se han acogido a esta posibilidad, otros han llegado a un arreglo que no se llama ERTE pero es lo mismo con otro nombre. Se suele poner como modelo de actuación ética al Getafe, y su presidente brama contra quienes acogidos a esta medida intenten fichar a alguno de sus profesionales, y claro, a uno le entra la risa floja ¿Pidiendo, qué? ¿Que se investigue fiscalmente a los que si se han acogido a ERTES? Lo que habría que investigar es cómo subsiste en la élite un club con un estadio de poco más de 17.000 espectadores, que a menudo no llena ni la mitad de su aforo violando así una de las normas de la LFP en acuerdo con las TVS, que apenas supera los 12.000 abonados.

En este caso de los ERTES, puede que existan  errores por parte del Consejo, pero el mayor es  no haber contado con el gobierno que actualmente hay en España. Soy de los que piensan que el fútbol debe volver más a sus bases y no a inflarse de la manera en la que está, si verdaderamente la política en España se orienta hacia la transparencia fiscal en general y en el fútbol en particular, pues que se empiece por los de la capital del Reino, villa y corte, y no por el de siempre. Pero veo, que como en tantas otras cosas de nuestro país, la visión que se tiene del mismo, ahora como antes, no va más allá de la Carrera de San Jerónimo en cuanto a la política o del triángulo Las Rozas+Concha Espina y Castellana+Avda. Luis Aragonés, con las reservas, “faltaría més”, que llegar pudieren del “carrer Aristides Maillol”, en cuanto al fútbol.

JOSÉ MANUEL ARIZA 25/05/2020

Los honrados

Saludos. “Se multará y sancionará a los que duden de la honradez de los árbitros”. “Los colegiados ya no tendrán edad de jubilación y se sancionará a quien dude de su honestidad.” “La realización por parte de cualquier persona sujeta a disciplina deportiva de declaraciones a través de cualquier medio mediante las que se cuestione […]

Reuters
ENRIQUE BALLESTEROS 23/05/2020

Una trampa como hipocresía

Mayo tiene trampa para un sevillista. Da igual el día en el que te encuentres que hay algún recordatorio que te traslada a un día donde fuiste feliz. El Siglo XXI nos acogió de forma afectiva después del maltrato que sufrimos en los últimos compases del Siglo XX. Y ello ha venido acompañado de fechas […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies