Cabecera Columnas Blancas
image
RAFA VELASCO 20/09/2022

Quo vadis, Monchi?

Tomando la pregunta que le hace san Pedro a Jesús en la Vía Apia, referida en “Los Hechos de Pedro” y que sirvió de título para una de las películas más taquilleras de la historia del cine, nos preguntamos en clave sevillista, Quo vadis, Monchi? ¿A dónde vas, Monchi?

Los sevillistas estamos perdidos al ver cómo el representante del club más cercano y fiel a la afición, el que nos ha hecho ser campeones con su inmejorable trabajo en la Dirección Deportiva, toma un camino distinto en su proceder y, saliéndose del guion, nos quiere hacer ver que nada ha cambiado y que todo está controlado.

Y conste en acta que soy un gran seguidor suyo, que no hace mucho tiempo escribí, en estas mismas columnas, un artículo sobre su figura en el que la única duda que me planteaba nuestro “León San Fernando“ era dónde le poníamos el monumento, si en Gol Norte o en Gol Sur.

Tiene tanto crédito en el sevillismo que, a mi parecer, está siendo utilizado como escudo por otros que no dan la cara.

Nos debes alguna que otra explicación porque no entendemos nada, das la cara para quitarle los marrones al presidente y te expones a un fusilamiento mediático en Madrid, donde los medios, perfectamente orquestados por su “Alteza“, van a despellejarte sin el más mínimo miramiento.

¿Por qué lo haces?

Es una batalla perdida mucho antes de empezar porque vas solo, a pecho descubierto, contra miles de estómagos agradecidos que dicen ser profesionales del periodismo y que están dispuestos a lincharte para complacer a quien manda. ¿Qué necesidad tienes de exponerte de esa manera?

La directiva sube el precio de los abonos en un momento económico difícil y sigue negando a los niños y jóvenes la posibilidad de ser socios del Sevilla FC con unos precios prohibitivos y, en ese momento en el que los aficionados nos sentimos una vez más ninguneados por el club, tú sales a echarles un capote diciendo que los abonos son baratos… y la verdad es que no te reconozco.

Fichaste a Julen Lopetegui y el sevillismo lo aceptó solo porque venía de tu mano y, después de tres temporadas, cumpliendo objetivos, pero echando a los aficionados del campo por su mal juego, debía llegar el momento de dar por terminado el ciclo del entrenador vasco y llenar de aire fresco el desolado ambiente.

¿Por qué no lo has hecho?

Si el problema ha sido la alta indemnización que se debía pagar al entrenador, deberías decirlo y no seguir apoyando a un entrenador en el que no crees.

Terminado el mercado de fichajes, el uno de septiembre nos encontramos con la peor planificación en décadas, una planificación que parece hecha por alguien que no tiene nada que ver contigo.

¿Qué ha pasado?

Si la directiva te ha dicho que no hay dinero para fichajes y que tenías que hacer una planificación low cost deberías explicarlo, porque sigues dando la cara por la directiva, pero tú quedas señalado como el culpable.

Es más, la planificación está hecha para Lopetegui y en sus preferencias futbolísticas parece que nunca entran los goleadores de calidad y los centrocampistas físicos.

Porque nuestro entrenador actual, nos guste o no, quiere delanteros luchadores y centrocampistas sobones de balón, todo lo contrario de lo que reclama la afición.

¿Por qué se hace una planificación para un entrenador en el que ya no se cree?

No entendemos nada y parece que a nuestro “León” lo tienen secuestrado.

Necesitamos saber la verdad y solo obtenemos como respuesta el silencio, un silencio que señala a Monchi , no sabemos si de manera justa, como el culpable de la situación.

No le des la espalda a tu afición, no la traiciones.

Quo vadis, Monchi?

JUAN LUIS FRANCO 07/09/2022

Unidad y banderías

El ambiente en el sevillismo anda crispado. No descubro nada.

En este momento entran en juego los personalismos. MI reflexión no va dirigida a nadie en concreto y a todos a la vez.

Nadie se extraña cuando la grada de nuestro estadio pita a un jugador, ejemplos no faltan. Por no citar los más cercanos, tenemos los casos de Montero o Francisco, ambos Dorsales de Leyenda del Sevilla FC, que en su día salieron llorando del campo tras enormes pitadas al ser sustituidos.

La afición sevillista te encumbra y te detesta según entre o no la pelotita, según que des una tarde de gloria o de perros.

No hay memoria para los éxitos si el viento cambia, el que ayer era insustituible hoy es carne de pitos o traspaso. La Ley del fútbol le llaman.

Esto, que tan asumido lo tenemos con los que visten de corto o dirigen el banquillo, parece que no es comprensible para los que habitan en los despachos.

Todo aquel que esté involucrado en la marcha del club no deja de ser un ídolo, una vitrina con la cabeza de oro, un cuerpo de plata que solo podemos ver en nuestro museo, pero los pies siguen siendo de barro.

No se trata de ataques personales (nadie en concreto y a todos a la vez), el momento objetivo hace que sea justa una crítica a la gestión, pero eso no debe convertirse en histeria colectiva, ni de aficionados ni de dirigentes.

Toca reflexionar en la planta noble, cómo encontrar soluciones, yo, simple aficionado, no las tengo, ni va en mi sueldo.

El romántico Sevilla somos nosotros que cantan los biris, no deja de ser una prueba más de su impagable (por muchas bromas y maledicencias que sobre su pago han salido) sevillismo, los que mantienen el Nunca se rinde, pero por mucho que nos duela no puede ir más allá que ser una inquebrantable declaración de amor a su… Sociedad Anónima Deportiva.

Estamos a tres meses de la Junta General de Accionistas, empezarán los movimientos y las banderías, cualquier candidato tomará como cosa personal que apoyes o no su gestión o sus intenciones de gobernar el club.

Se alzan voces pidiendo la unidad del sevillismo, pero ¿en torno a quién?

Las coaliciones de accionistas, que en las últimas juntas de accionistas se aglomeraban en dos facciones, no dan muestras, a día de hoy, de trabajar en busca de su unidad, al menos así se percibe desde fuera.

A los accionistas que no han sucumbido a la vorágine depredadora de la especulación y conservan su pequeño paquete, o una sola acción, les atosigarán con el si quieres más a papá o mamá. Pequeños accionistas es el apodo que usan algunos para designarlos, denominación con la que no estoy de acuerdo, son grandes accionistas, con pequeños paquetes de acciones. Es lo mismo pero no es igual.

Volverá a sonar el arrastrar de cadenas del fantasma americano…

El romanticismo de otras épocas ha desaparecido, la situación de gobernabilidad del club no puede compararse con otras ocasiones en las que hubo crisis deportiva. Por otro lado, a fecha de escribir este texto, está casi toda la temporada por delante y terminar un ejercicio suficientemente digno.

Se alzan voces pidiendo la unidad del sevillismo, pero ¿en torno a quién? ¿Existe voluntad de una gestión profesionalizada del club? ¿En este ambiente de crispación alentada cabe la pretendida unidad?

La sensación que llega es que se pretende una unidad del sevillismo en torno a alguien, el que sea, y no en torno al Sevilla Fútbol Club. Una unidad que pretende apoyo inquebrantable al personalismo.

La Junta General de Accionistas del próximo diciembre nos despejará las dudas, esperemos que no se salde con un horizonte con más dudas de las que tenemos ahora.

Pafraseando a D. Ramón Sánchez-Pizjuán, hoy se podría decir que: El Sevilla no eres tú, ni yo, ni aquél…El Sevilla son las acciones y los grupos de capital. La parafrase no es mía, sino de un gran sevillista que me a soltó, así de golpe el otro día y cuánta razón tiene.

Como la pipa de un indio

Más quemado que la pipa de Toro Sentado, la de fumar. Así me encuentro tras la 4ª jornada de la liga 2022-23. Nada de cuanto está aconteciendo pilla de sorpresa. No voy a relatar la evolución deportiva de toda la pretemporada, si acaso señalar dos puntos de referencia: la goleada frente al Arsenal, primer aviso serio de lo que se viene barruntando desde bastante antes del mes de Enero, y la débil, debilísima, imagen del equipo frente al Cádiz CF en el trofeo Antonio Puerta a pesar del triunfo.  Suficientes muestras para que ya se encendieran todas las alarmas.

La sensación es que hay desavenencias en el seno del Consejo, entre el Consejo y la Dirección Deportiva más el entrenador, y entre éstos dos últimos entre sí. Si esta sospecha es cierta no quiero ni imaginar la situación en el vestuario. A día de hoy tengo el pálpito de que el equipo no le ganaría ni al Margaritense, con todos mis respetos al club balear. Hay ya quien en emisoras locales de principal audiencia, un “especialista” en “los otros”, amparándose en los mensajes del personal  y con mal disimulada satisfacción, augura  un “segundazo”. Pronto para tal vaticinio, no obstante y huyendo de paralelismos lejanos, no es algo que deba descartarse plenamente ante el devenir de los acontecimientos en este nuestro Sevilla, porque el problema deportivo es solo el reflejo de una crisis institucional.

Salvando las circunstancias de tiempo y coyuntura, lo más parecido a la actualidad es la crisis de los noventa que tuvo como epicentro el descenso administrativo a 2ªB. Aquello terminó dos años más tarde, en 1997, con una pérdida de categoría que ya se estuvo bordeando la temporada anterior. La mayoría cree que fue el asunto de los avales la causa de la caída al pozo de la 2ª, más yo creo que no fue así, sino que la feroz expulsión del SFC de la LFP fue en realidad la consecuencia de una mala gestión larvada antes.

La oscura conversión del club en S.A. en 1992, la venta de Simeone a Don Jesús a bajo precio más cuatro chicos, que por respeto a su honor no nombro, con el colaboracionismo necesario de quien entonces era nuestro entrenador (para la prensa nacional-capitalina era el “sabio”) la conexión marbellí,  etc… fueron precedentes claros de ir bajando poco a poco los escalones. Un amigo sevillista aquéllos días me comentaba que el Sr. Presidente llevaba al Sevilla como un “puticlub”. Y así era, esperaba hasta el último día de mercado para fichar y ponía como ejemplo lo que él hacía en su negocio cuando acudía a orientales ferias y aguardaba hasta el final para obtener mercancía de saldo pero interesante. Para él no había diferencia entre una juguetería y un club de fútbol. Jamás se cerró la plantilla el día de la presentación, y creo recordar que el mes de Julio anterior al infausto 1 de Agosto de 1995, el entrenador que vino, con escaso “curriculum”, desconocedor de la Liga y al que le estalló el asunto de los avales en todas las narices, llegó después del 1 de Julio. El “sabio”, olisqueando como viejo zorro la que se venía encima, se marchó en Mayo dejando al equipo 5º pero con un regusto amargo por su forma especuladora de entender el juego y con el lastre de sus caprichos en el vestuario.

La crisis de los avales sacó a relucir la verdadera situación, ruina en todos los aspectos. Suker, Velasco, Marchena, José Mari, Jesuli, Unzué y algunos más  hubieron de ser traspasados para cuadrar cuentas. Nuestro actual director deportivo debe conocer bien los detalles porque estaba entonces en la plantilla. La guerra accionarial entre una plataforma televisiva y sus testaferros contra quienes querían recuperar el club se desató entonces, y así nos fue.

La crisis deportiva actual viene gestándose desde hace un año como mínimo, quien no haya querido verla es que no desea verla. El “papelón” en Copa del Rey las dos últimas temporadas (El Arcángel, Linarejos, Metropolitano contra el Leganés, Andratx…) culminando con la mala gestión por parte del entrenador de la agresión a Jordán en el B/S de Enero que arrastró al propio futbolista y al resto de los estamentos del club. Y todo por sobrevivir en una eliminatoria perdida ya desde el calentamiento. No voy a entrar en las razones sobre la continuidad de Lopetegui, pero el hecho está ahí: raro es el sevillista que no presentía lo que deportivamente está sucediendo.

Indiscutiblemente, los males actuales abarcan más que la mera parcela deportiva, pero primero urge darle una solución a ésta cuestión, y después vendrá todo lo demás. Tiene mala pinta porque se está demorando un cese que está cantado, independientemente de las razones que pueda tener el entrenador. Cada cual tendrá las suyas, pero es la ley del fútbol. Las caras de futbolistas y entrenador en el “Power Horse Stadium” de Almería lo decían todo, ninguno cree ya en el otro. Y mientras el Consejo con su presidente a la cabeza está “en otras cosas”, el director deportivo ha de salir a hacer la labor de pegamento aglutinante y exponerse a las críticas despiadadas no sólo del nacional-periodismo sino incluso del local. Con ello no deseo defender la planificación hecha, cuyos fallos también tendrán explicaciones que no pueden aventarse alegremente.

Tras 16 años de éxitos sostenidos, el Sevillismo tiene la frustración de no haber conseguido un título de liga; las razones internas y externas, son bien sabidas. Los sevillistas jóvenes que no han conocido, o no tienen memoria de otra cosa, se van a dar de bruces con una realidad que los veteranos si conocemos, y muy bien. En 16 años el SFC no ha podido provocar una rebelión contra lo establecido desde los años 50 del pasado siglo. Superada ya la 4ª jornada del CNL 2022-23 el dibujo es el mismo de siempre, incluidos los arbitrajes. Una pirámide sólida para aupar a tres al “pódium” que de derecho a los principales dineros europeos, unos estadios que se pueblan con la catetería nacional y extranjera luciendo las camisetas de sus ídolos globales a modo de babero que les cuesta lo que ni pagarse podrían.

Los horarios, las jornadas de Viernes a Lunes, el calendario asimétrico provocan ese abrasamiento en el viejo aficionado. El “padre Pérez”, empeñado en su “superliga”, habla de la huida de la juventud de los estadios porque los partidos duran mucho y porque se prefiere ver solo a clubs que él diga ¿No será porque de antemano se sabe ya el desenlace del CNL? ¿No será porque el excesivo alargamiento de los partidos tiene que ver con no saber atajar los teatros y las pérdidas deliberadas de tiempo de bastantes jugadores, además de la deficiente instrumentalización del VAR? ¿No será porque mientras la mayoría de clubs tienen que hacer lo indecible para cuadrar números e inscribir futbolistas, al arruinado FCB le basta con no se qué activación de palancas, toleradas por quien hasta ha provocado la desaparición de clubs por mucho menos? Por eso escribo, más quemado que la pipa de un indio, hecho un tizón.

El pueblo joven sevillista tendrá que acostumbrarse esta temporada por lo menos, a mirar cara a cara a equipos que no “estaban en nuestra liga”. Olvídense de los At.Madrid, Villarreal, Real Sociedad, e incluso Atlethic Club, Valencia y “los otros”, nuestra liga este año, y quiera Dios que no se prolongue aún más tiempo, está mucho más abajo. Más vale que el abonado, el socio, el accionista, el simpatizante y demás, haga más pronto que tarde tal catarsis a la hora de identificar objetivos, por el bien de la entidad. En la playa a la que voy anualmente, dialogaba con un buen aficionado del Atlethic Club como lo hacemos todos los veranos. Centrándonos en nuestros respectivos equipos hacíamos repaso a todas éstas cosas y al final me decía: “Bueno chico, pues hasta dónde se pueda, es lo que hay”, pues eso, quemados hasta el fondo de la pipa porque es lo que hay.

Ante tanta desazón, y sin que una solución rápida se atisbe siquiera en el horizonte, el único soplo de aire fresco lo ha propiciado el equipo femenino y el Sevilla AT., un aplauso para ambos.

MAMEN GIL 05/09/2022

Adiós, tristeza

No hay más ciego que el que no quiere ver… El equipo está roto y lleva así desde mediados de la temporada pasada y desde entonces vamos en caída libre y sin frenos. No sé si el problema es de los dirigentes, de la dirección deportiva, del entrenador, de los jugadores… O tal vez de […]

fuente: Archivo Sevilla FC
CARLOS ROMERO 01/09/2022

El León de San Fernando

Ríos de tinta están corriendo estos días en la prensa capitalina sobre la actitud de Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, con su proceder en Almería tras un partido para olvidar. Atados en corto desde la Avenida de Concha Espina, periodistas de lo que algunos han dado en conocer como “La Central Lechera”, (en Barcelona no se […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies