Cabecera Columnas Blancas
image
entrenamiento sevilla fc

Mi visión de las cosas

Comprendo que mi visión de las cosas puede disgustar, pero describo la situación tal como la percibo y cimentada en las varias décadas, seis exactamente, que acudo regularmente al RSP a ver a nuestro Sevilla. Sin duda, en éste foro, haría falta alguien que escribiese con una perspectiva diferente y que insuflase optimismo, pero no es mi caso, y no hay ninguna intención de inocular desánimo ni ser agorero, que hay periodistas que se tienen por sevillistas que si lo hacen.

Antes que nada deseo explicar que posiblemente en mi anterior colaboración (“Carta abierta al Consejo de Administración del SFC”) no quedó claro el asunto de la protección del mosaico de Santiago del Campo. Quiero dejar perfectamente nítido que ninguna responsabilidad de que tan magnífica obra no esté aún declarada BIC debe achacarse al Departamento de Historia del club tan bien dirigido por Carlos Romero y Pedro Sendra. Es la única área de la entidad que se salva de cualquier atisbo de crítica.

Explicado esto, vamos al núcleo de las cosas. Parón gracias al bodrio de mundial (no he visto ni los resúmenes de ningún partido). Un evento que se va convirtiendo en algo parecido a Eurovisión, solo para “frikies” prestos a ponerse ante el receptor de TV para babear con los ídolos que quienes viven del fútbol encumbran para, llegado el momento, despeñarlos. Al SFC dicen que le viene de lujo, y mientras las dos facciones que se disputan el control de la sociedad afilan sus cuchillos visitando peñas y haciendo actos de propaganda vendiendo cada cual su burra, el abonado, el socio, el accionista y el peñista (¡qué grande es el Sevilla!) se debate en un océano de incertidumbres.

La facción aún en el control de la institución, reconoce los errores cometidos y pide perdón a la afición (abonados, socios, accionistas y peñistas – no me cansaré nunca de reiterar quiénes somos para que se entienda la magnitud de éste club en la ciudad y en su historia). ¿Perdón? No es suficiente, quienes han puesto al Sevilla al borde de la 2ª División, ahora Liga Smartbank, están obligados a explicar algo más. No vale decir: “perdón, lo sentimos, prometemos rectificar”, aclárense las causas de tan desastrosa planificación con la máxima concreción: Lopetegui y todas sus derivaciones, situación económica real, mantenimiento en plantilla de buenos profesionales pero claramente pasados de edad con el agravante de la incorporación de Isco, el fracaso económico de haber arriesgado en apostar por el título de liga sabiendo de la imposibilidad de ello por culpa de quienes manejan el fútbol español desde sus instituciones y desde la sombra, en fin, muchas cosas.

Quien está en la oposición que no venga ahora dando lecciones de buena gestión económica porque cuando estaba en el poder se le llenaba la boca con frases como que “quien no arriesga no gana”. Un poco de memoria.

Y mientras van y vienen los “macutazos” sobre fichajes y salidas la realidad se cierne inexorable. El sorteo de Copa del Rey lleva al equipo a jugar en uno de los campos donde más se nos quiere, La Rosaleda de Málaga. Cinco años ya que el SFC no pisa dicho estadio y resulta que el “caprichoso” sorteo nos empareja con el Juventud de Torremolinos, que es como decir Dos Hermanas respecto a Sevilla. Club de 2ª RFEF que por obra y gracia de la TV no puede disputar la eliminatoria en su campo de El Pozuelo. Podría haberse elegido el municipal “Antonio Lorenzo Cuevas” marbellí (en obras al parecer) o “El Maulí” antequerano, pero no, nos llevan allí donde el “Frente Boquerón” y los “Malaca” pueden “expresarse”, tras un lustro, a su antojo. Sólo hay ya que oír al entrenador del club de la capital provincial: “soy del Torremolinos desde chiquitito” ¿nadie le ha aclarado que su nombre es el Juventud? ¿Ninguno preguntó si los colores del Juventud tienen que ver en semejante declaración de fidelidad? Como en otro lugar en la misma Sevilla, parece que en la ciudad costasoleña la animadversión a cualquier cosa que provenga del decano de la capital de Andalucía va implícita en los contratos. Habrá sevillistas que vean mejor un campo con medidas más reglamentarias que las de “El Pozuelo” y que las tres categorías de diferencia entre el SFC y el Juventud terminarán por imponerse. Yo veo el peligro de jugar en un campo altamente hostil, con una afición más pendiente de una debacle sevillista que del devenir del actual club de fútbol representativo de su ciudad, con el agravante de la situación del SFC ahora mismo. Nada se pierde si el Consejo decide no acudir a “La Rosaleda” alegando cualquier forma de inseguridad. Habrá quien piense que eso sería tirar la Copa, pues sí, y soy de los que creen que al equipo este año le sobran todas las competiciones excepto el Campeonato Nacional de Liga (CNL).

Y en el mismo, el CNL, el 30 de Diciembre a las 19´45 horas el equipo rinde visita al RC Celta de Vigo en su estadio Abanca Balaídos en la 15ª jornada. El partido será antes de cualquier remodelación de la actual plantilla, el equipo local nos lleva un punto en la tabla. No hace falta que diga que si el choque se salda con otra derrota el RC Celta se nos va ya a cuatro puntos. Mientras el equipo vigués, su plantilla y cuerpo técnico saben a lo que juegan y cuáles son sus rivales, como el Cádiz CF, el Getafe, el Real Valladolid, etc… mucho me temo que nuestro equipo no lo sabe, acudiremos al Abanca Balaídos con los mismos mimbres que nos han puesto 18º en la clasificación. Así es como yo lo veo.

Actualmente, gracias a quienes manipulan nuestro fútbol desde las instituciones (LFP y RFEF) y desde la sombra (reverendo e ilustrísimo “Padre Pérez”) para los clubs españoles menos los que integran el “tripolio” (RMCF, FCB y C.At. M.) estar en la LFP es un lujo. Escribo esto porque si finalmente la temporada acaba en un “segundazo”, Dios no lo quiera, el sevillismo debe saber que entidades históricas que no es necesario nombrar se debaten año tras año en un esfuerzo titánico para no salir de ésta categoría formada por la liga Santander y la Smartbank. Los hay quien ha jugado “Champions” y ahora malviven en 1ª RFEF.

Alguno pensará que exagero, puede ser, pero me avalan 60 años de asistencia ininterrumpida al RSP y un abono desde 1955. Llevo con orgullo el nº 37 y mi sorpresa es quien avanza tan raudo y veloz en antigüedad que ya presume de nº 80 siendo bastante más joven que quien escribe. En 2019 se me otorgó la placa de 50 años de “Fiel de Nervión”. Al mismo al que me refiero se le concedió la de 60 años. Misterios de los archivos y del envejecimiento.

Mi visión de las cosas, mi forma de ser, mi experiencia y un amor al club que no supera al de nadie pero que tampoco es menos que el de nadie. Saludos.

LUIS REJANO 20/11/2022

Tiempo para cambiar la situación

Imposible no haber escuchado nunca el dicho de «el tiempo lo cura todo» y verdaderamente una de las armas más poderosas con la que cuenta actualmente el Sevilla FC es el tiempo del que va a disponer gracias a la atípica celebración del mundial de Qatar durante los meses de noviembre y diciembre.

Porque tanto entrenador, jugadores y directiva necesitan como el comer este tiempo para, de una vez por todas, revertir la pésima situación de esta temporada que por ahora apunta a catástrofe. Jorge Sampaoli gozará de casi mes y medio para afianzar sus ideas, probar nuevas cosas y crear un plan de juego definitivo y convincente. Un plan de juego cuyo objetivo número uno no puede ser otro que empezar a sumar de tres en tres y tratar de convencer a una afición que actualmente está desesperada. Para ello, el técnico de Casilda no podrá contar con hasta diez jugadores debido a su convocatoria con la selección nacional de sus respectivos países para disputar esta copa del mundo. Este mundial de Qatar será por ahora el que más presencia rojiblanca tendrá hasta el momento y los convocados son: Marcos Acuña, «Papu» Gómez y Gonzalo Montiel con Argentina, Bono y En-Nesyri con Marruecos, Dolberg y Delaney con Dinamarca, Gudelj y Dmitrovic con Serbia y, por último, Alex Telles con Brasil. El resto de jugadores que seguirán en el equipo tendrán unos días de descanso y a su regreso harán una especie de pre-temporada con dobles sesiones de entrenamiento en la ciudad deportiva. Puede ser este el momento de que algunos integrantes de la plantilla den un paso adelante… y me refiero, por ejemplo, a Rafa Mir, Lamela, Óliver Torres… jugadores que llevan ya tiempo en el club pero que no han terminado de ser del todo determinantes. Después tenemos el caso de Jesús Navas y Rakitic, ya ambos con mucha experiencia y, siendo jugadores de la casa, deben coger ritmo y tratar de recuperar su nivel físico sobre todo. También puede ser una gran oportunidad para dar paso a jugadores jóvenes del Sevilla Atlético, como es el caso de Carlos Álvarez, quien ya ha sido llamado por el técnico argentino para realizar varios entrenamientos con la primera plantilla.

Porque la temporada es larga y aún quedan muchos partidos… sí, es cierto que partimos con una desventaja más que notable, ya que nos encontramos nada más y nada menos que en puestos de descenso. Sin embargo, otro factor a tener en cuenta es que hay otras dos competiciones a las que hacer frente… y me refiero con ello a la Copa del Rey y nuestra competición fetiche como es la Uefa Europa League. Porque hay que confiar en que las cosas pueden cambiar y porqué no en un futuro no muy lejano tratar de luchar por estos títulos. ¿Quién nos dice a nosotros que no puede llegar la séptima de nuevo a Nervión? Y simplemente me vale con recordar nuestro propio himno: DICEN QUE NUNCA SE RINDE.

Por otro lado, tenemos el problema con la directiva y el problema de la planificación deportiva, con Monchi a la cabeza de ello. Porque hay que ser francos y reconocer que gran parte de la culpa recae sobre los hombros de esta parte del club. El presidente, José Castro, se ve cada vez con peores ojos por la hinchada rojiblanca y numerosas han sido las veces en las que desde la grada se ha exigido cambios. Aparte, verdaderamente la planificación ha sido bastante mediocre y, entre muchos otros, podría poner un ejemplo muy claro y es la venta obligada de Diego Carlos a causa de las deudas del club. Desde mi punto de vista, otra cosa que ha faltado y sigue faltando es sinceridad con la afición y tratar de dejar las cosas claras con la situación actual, no crear una incertidumbre que lo que provoca es un empeoramiento de las cosas y el cabreo de la gente. También esto se puede arreglar y el primer paso está a la vuelta de la esquina… y no es otro que el mercado invernal. Momento para reforzar el equipo con nuevas caras y dejar a un lado lo que no funcione; aquí entra la figura de Monchi. El director deportivo también ha sido objetivo de numerosas críticas pero, al igual que técnico y jugadores, tiene su nueva oportunidad para revertir la situación.

Esperemos que esto acabe en tan solo un mal comienzo y que no se convierta en un bache continuo. Aprender de los errores cometidos y luchar más que nunca todos unidos para revertir la situación. Así el Sevilla volverá a estar donde lleva demostrando todas estas últimas temporadas.

monchi fernando navarro
PEDRO GONZÁLEZ 16/11/2022

Conjura por la desestabilización

Allá por el mes de febrero, dejaba escrito en estas opiniones de Columnas blancas, mi impresión sobre el derbi sevillano y, entre otras cosas, advertía de la deriva hacia derroteros lejanos a la concordia y el saber estar. Sobre todo, de la pérdida del sabor de esos derbis en los que preponderaba el respeto, la tolerancia y la mesura, y, cómo no, desaparecida la guasa sevillana de toda la vida, convertida hoy en un esperpento infumable y doloroso.

Este derbi pasado no ha hecho más que corroborar lo que presentía en ese tiempo. Y la confrontación entre clubes está llegando, desgraciadamente, a la confrontación personal.

En lo deportivo, éste reciente atípico derbi sevillano, llamémosle de las expulsiones, ha dejado a más de un vidente, con los morros estrellados con la realidad y ha dejado de manifiesto que no corren buenos tiempos para la lírica.

Las elucubraciones antes del partido sobre el desenlace del mismo, que presagiaban una contundente victoria del equipo de la Avenida de la Palmera sobre el del Barrio de Nervión, basado, en la diferencia clasificatoria, y, sobre todo, en la diferencia de juego exhibidos por ambos, resultaron ser eso; un augurio erróneo, porque los videntes no repararon, ni tuvieron en cuenta, la singularidad de estos enfrentamientos, cuya historia nos dice que poco importa como estén clasificados uno y otro y cuál sea su nivel de juego.

La frustración es mala consejera para aliviar tensiones, porque conlleva un porcentaje muy importante de amargura y, casi siempre, se convierte en arma arrojadiza, dependiendo muy mucho, del nivel de educación deportiva de quién tenga que roerla.

Ocurre que cuando con el devenir del tiempo sólo obtienes frustración tras frustración, fracaso tras fracaso, y aunque creas que es el momento idóneo para que, por fin, la desgracia salte por los aires, porque estás seguro y convencido de que ya vas conseguir que los hados te sean propicios; resulta, por enésima vez, que todos tus anhelos y deseos no se cumplen, y reparas en que, una y otra vez, durante muchos años, todas esas ilusiones se van por el husillo, y pasan a engrosar la estadística de esa larga lista de fracasos e infortunios, viendo que eres incapaz de ganar a tu eterno rival ni en las peores condiciones en qué pueda encontrarse.

La realidad, la cruda realidad, se hace patente e, interiormente, se crea un volcán de desengaño y desilusión que es difícil de contener.

Hace falta mucha preparación, educación y mucho temple para controlar que este último fiasco verdiblanco no rompiera las más elementales formas de convivencia deportiva entre ambos clubes.

El pozo de esa espera amargura, de esa pérdida continuada, tiene tal nivel, que ha acabado desparramándose por doquier, haciéndole perder los papeles a quiénes tienen el deber ineludible de velar por el respeto que debe imperar, sobre todo, entre los responsables de ambos clubes, para salvaguardar la esencia de la sevillanía deportiva.

Lleva el Sevilla F.C., soportando los ataques directos hacia Monchi desde todos los medios capitalinos. La crítica al trabajo de Monchi está llena de saña y mala intención. Todo con un solo objetivo. Que el Sevilla F.C., deje de ser el tocahuevos de los de arriba, que se tenga el camino expedito de contratiempos, en definitiva, que todo siga igual. Que los de siempre sigan mangoneando esta putrefacta Liga.

A esto se han apuntado algún que otro descerebrado consejero bético y toda una pléyade de personal deportivo y trabajadores heliopolitanos.

Los insultos a Monchi, la falta de respeto a jugadores en plena comparecencia televisiva, empaña el buen hacer de otros compañeros del Consejo de Administración verdiblanco y del resto de personal que si supieron mantener la compostura.

A nadie se le escapa la “mala suerte”, que tenemos con los arbitrajes. La persecución desde la más alta dirección de la Federación. Las voces de peso de medios de comunicación de Madrid, atacando de manera infame la figura de Monchi. Una cacería abierta y sin reparos. Contra el Sevilla F.C. y su figura mas representativa.

Las declaraciones de Del Nido Junior al Larguero de la Cadena Ser, da en el clavo de que está pasando. Ya tiene valor José María del Nido Junior de enfrentarse a la caterva periodística deportiva y no deportiva capitalina, — y muy contundente y acertadas sus declaraciones—enfrascados, como están, desde todos los sitios, en derribar a uno de los pilares fundamentales de los éxitos sevillistas de estos últimos diecisiete años: nuestro León de San Fernando, a nuestro querido Monchi, Don Ramón Rodríguez Verdejo,

A este ataque furibundo y violento, se han sumado algunos medios de comunicación locales, –que no han dejado pasar esta oportunidad–, utilizando inquina y maledicencia, actuando al unísono, con el pretendiente a dirigir nuestro Club. El Sr. Del Nido Benavente, que está dejando al sevillismo al borde una guerra civil.

No me cabe la menor duda, que esto que está pasando no es más que una orquestación, ruin y soez en sus maneras, una auténtica conjura de desestabilización que quiere dejar al club a los pies de los caballos.

Llevan mucho tiempo esperando el fallo, el contratiempo, esperando que Monchi tuviera la fatalidad de equivocarse para embestir, con todo, contra su figura, contra su persona y sobre todo por lo que representa en el Sevilla F.C.

Derribándole a él, creen tener el camino despejado.

No saben que cuanto más lo ataquen más resguardado estará por los que los queremos y respetamos. Mas lo protegeremos todos los sevillistas que valoramos su inmenso trabajo, su incansable dedicación a hacer grande, cada día más grande, a nuestro Sevilla F.C. y que se basa, sobre todas las cosas, en su colosal sevillismo.

Quién piense que tenemos alguna duda sobre lo que vale y lo que significa para nosotros, y crea que en estos momentos difíciles de su persona y de nuestro Club, vamos a dejar de insuflar ánimo y confianza, están tan equivocados como aquellos que nos dan por muerto.

No creo que a nadie le quepa la menor duda, que toda esta conspiración, toda esta confabulación de desestabilización fomentada y organizada para hundir a nuestro Club y a nuestra reciente historia, tendrá enfrente a todos los que queremos al Sevilla F.C.

Que nuestro Club necesita coherencia y, sobre todo, respeto, el respeto que nos deben porque lo hemos ganado en el césped. Que es donde un club debe hacer valer su trayectoria deportiva. Y la nuestra lleva 17 años de éxitos continuados, aunque a día de hoy, nos encontremos en un lugar que nadie quiere y que nadie desea.

Que los sevillistas no debemos dejarnos influenciar por los cantos de sirenas, de quién ya tuvo la gloria y él mismo dejó un aroma barriobajero en una entidad modélica en su comportamiento en su larga historia de 132 años y alejarnos de aquellos que están promoviendo toda clase de críticas y negando el apoyo que necesita el Club en estos momentos difíciles, en esta muy delicada situación.

El Consejo de Administración, debe dejar de dar esa sensación de inacción que tenemos todos los sevillistas. En mi modesta opinión debe dar un golpe en la mesa y poner en valía sus logros. No parece que ahora sea tiempo de adoptar una postura de perfil bajo. Sino todo lo contrario. A cada ataque debe haber una respuesta contundente, como la José María Del Nido Jr.

Porque quién calla otorga. Y ya va siendo hora de poner pie en pared y defenderse de tanta ignominia.

Apretando los dientes más que nunca, con firmeza y resolución, juntos, contra toda esta conjura mediática de desestabilización y contra esa guerra intestina que sólo busca beneficio particular, ayudado por gentes advenediza, sin carisma ni historia sevillista, gente a los que sólo les interesa buscar los réditos financieros de nuestro Club, una de las piezas más codiciada de Europa y que, además, la quieren comprar a precio de saldo.

Ahora es el momento de que sepan, que lo entiendan, que tenemos un slogan que nos define, que nos representa, que portamos con dignidad y orgullo, que somos el Club que nunca, por nada ni por nadie, se rinde. Es hora de hacer valer el “NUNCA NOS RENDIMOS”.

El azote para los demás

Estamos viendo como de todos lados nos están sacudiendo. Un día sale que el presidente de la Federación Española de fútbol no nos puede ni ver. Otro día, que a pesar de ser posiblemente la plantilla menos intensa y agresiva que hayamos tenido nunca, estamos a la cabeza de los equipos más expulsados de Europa. […]

QUIQUE DE LA FUENTE 08/11/2022

¿Y ahora qué hago yo?

Que yo había escuchado tanto lo de aplastar y la goleada que nos iba a meter el Betis… que parecía que si apostabas un euro por la victoria del Sevilla -que ganaba allí-, te daban un chalet en Marbella por euro apostado. Estaba la cosa tan clara que ya había cogido una semana en la […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies